Label 6

Disqus for Kana_chan

Yokozawa Takafumi no Baai 2 Capítulo 3 [Continuación...]


Tipo: Novela/Traducción
Título: Yokozawa Takafumi no Baai 2
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor / Circulo: Nakamura Shungiku
Clasificación: Shonen-ai
Idioma: Español
Fuente: SeptemberScanlation
Notas:  Agradecimiento especial a DrL por ayudarnos con esta novela :D. Por favor, disfruta y siéntete libre de enlazar la gente A ESTE LUGAR para leer.
Otra pequeña nota: El primer capítulo de esta novela fue en realidad el relato corto publicado en enero / febrero (cumpleaños de Kirishima), ¡así que no se volverá a traducir por razones obvias!(ya la publicamos ;D) En cuanto a la numeración de este capítulo, no hay ningún capítulo 1 o  capítulo 2 ya que las historias cortas ya están traducidas (y publicadas), y todo el resto de la novela es el capítulo 3. No sé lo que el equipo de edición se estaba fumando cuando compiló esta novela, solo espero que no haya confusiones :D
Y otra pequeña nota:
 Yokozawa Takafumi no Baai 2 [Parte 1, 2 y 3]
 Yokozawa Takafumi no Baai 2 [Parte 4, 5 y 6]



Traducción: DrL
QC: Kana_chan



Parte 7



  -Gracias por la invitación.

     -Para nada, al contrario, gracias por salir con nosotros esta noche. Espero continuemos trabajando juntos en el futuro.

     La fiesta finalmente había concluido. Comenzaron discutiendo sobre el trabajo, pero al tomar unos cuantos tragos, las conversaciones recayeron en cosas de poco valor. En particular, Okada estuvo bastante efusivo al discutir sobre los libros que había leído recientemente. Yokozawa disfrutó a lo grande las charlas con él ya que compartían gustos similares.

     Tal vez inconscientemente también estaba evitando hablar con Matsumoto de esa manera, preocupado por no saber cual sería la mejor táctica para interactuar con ella. Raramente tenía la oportunidad de hablar con mujeres más jóvenes, así que no tenía claro que decir.

     Con la diferencia de edad que Hiyori y él compartían no había problema; pero no podía imaginarse que cosas cruzaban por la mente de las muchachas de secundaria y las estudiantes universitarias. Una vez que Hiyori alcanzara esa edad quizás tampoco podría entenderla...

     -Epa... ¿se encuentra bien, Henmi-san? -la voz de preocupación de Katou alcanzó sus oídos y se dio vuelta para encontrar a Henmi tambaleante sobre sus pies. Estaba acabado por esta noche.

     -Toy bieeeeen, mu bieeeen.

     -¿Cómo puede ser esto "estar bien"? Estás tan borracho como una cuba.

     Henmi frunció los labios ante el comentario de Yokozawa: -¡No toy para nada borracho!

     Pero Yokozawa no tenía intención de perder su tiempo escuchando las tonterías de un borracho. Además de arrastrar los pies, también arrastraba las palabras. Yokozawa no era exactamente un inexperto en este campo, ¿pero por qué es que ellos siempre sienten que nunca están lo suficientemente borrachos para estar borrachos?

     -Katou, tú te diriges en la misma dirección que Henmi, ¿cierto?

     -Bueno, sí, pero... espere, usted no estará pensando que yo me lo lleve conmigo, ¡¿no?!

     -Lo siento pero lo dejaré a tu cuidado.

     -¿No podemos simplemente... dejarlo aquí? -presionó Katou con semblante abatido. Probablemente él no pensó que sacaría la paja más corta en el juego. 

     -Pregúntale tú mismo.

     -¡Si se preocupan por mí, yo toooy bien! -Henmi se oía total y absolutamente seguro de sí mismo; y Katou soltó un largo suspiro.

     -... Supongo que no.

     -Gracias por hacerte cargo de él -le dio una palmada en la espalda a Katou mientras este intentaba sujetar al bamboleante Henmi, luego cogió un taxi para ambos. Asegurándose de que ellos subieran al auto sin inconvenientes, abrió la portezuela del copiloto y dijo al conductor:

     -Por favor llévelos; y Katou, quiero de regreso el vuelto del viaje.

     -Ah... muchas gracias.

     Vio como el automóvil aceleraba, un asunto arreglado por el momento, luego se volvió hacia Okada y Matsumoto quienes estaban esperando:


     -Mis disculpas por hacerlos esperar.

     -No, yo debería estar disculpándome con usted; puede que le haya dado demasiado de beber a Henmi-san.

     -Probablemente solo sea suficiente como para darle un pequeño dolor de cabeza mañana -le echó una mirada a Yukina quien seguía mirando preocupado-. ¿Qué hay de ti? ¿Estás bien? -parecía que él solo había ordenado cocktails y otras bebidas ligeras la mayor parte de la noche, pero aun así había bebido bastante.

     -Sí, yo estoy bastante bien. Acepté su oferta y comí un montón.

     La despreocupada respuesta de Yukina invitó a las risas; tal como él lo había declarado, había comido demasiado para una sola persona. El solo verlo comer lo dejaba a uno sintiéndose satisfecho. Yokozawa tuvo esa clase de apetito en algún punto, pero hoy en día, solo le arruinaría el estómago:

     -Bueno, si lo disfrutaste, entonces estuvo bien.

     -Bueno, ¿nos despedimos aquí? Usted toma el metro, ¿no, Yokozawa-san? Y usted también, ¿cierto, Matsumoto?

     -Ah... bueno, sí... -ante la pregunta de Okada, Matsumoto asintió dócilmente con la cabeza.

     -Bueno entonces, ¿puedo pedirle que acompañe a Matsumoto? Me preocupa un poco dejar que una muchacha regrese sola a casa a estas horas.

     De alguna manera, Yokozawa consiguió reprimir la agitación que amenazaba con mostrarse en su cara: -Oh. Ah, sí, por supuesto -ya se figuraba que esto podría pasar dado que usaban la misma línea del tren. No cabía lugar para estar sorprendido por este giro. 

     -Nosotros nos dirigimos en dirección contraria, así que, ¡gracias por esta noche!

     Okada y Yukina se despidieron dejando a Yokozawa a solas con Matsumoto. Un incómodo silencio se estableció entre los dos, pero quizás solo Yokozawa se sentía incómodo y nervioso ahora. Después de todo, la razón por la que se sentía tan inusualmente consciente de la situación se debía a que la advertencia de Kirishima estaba revoloteando dentro de su cabeza.

     -Ah, humm... yo... puedo ir a casa sola, en serio...

     -No hay razón para tomar distintos caminos cuando vamos en la misma dirección. Mire, parece que el tren está llegando. Vamos.

     -¡Ah, cierto!

     Luchando contra la multitud que se acercaba a ellos, se apresuraron a bajar las escaleras hacia la plataforma, pero al llegar, el tren acababa de partir.

     -Así parece... -de acuerdo al horario del tren, faltaba un rato para que llegara el próximo y Yokozawa apretó los dientes por la frustración de haber llegado en mal momento. Inseguro sobre si una conversación duraría o no en un lugar tan desolado, se detuvo ante uno de los tantos puntos de embarque. 

     -...-

     -...-

     Con Yokozawa inseguro sobre que hablar, el ensordecedor silencio continuó, y Matsumoto terminó siendo la primera en disipar la incómoda atmósfera.

     -Humm... este, lamento que se hayan visto obligados a incluirme en los festejos de hoy. 

     -No. No es como si usted siquiera hubiera comido lo suficiente como para que amerite una disculpa.

     Okada, como bebedor copioso que era, bebió tanto como para matar a un hombre, y el apetito de Yukina hizo que se salieran los ojos, pero la cuenta de Matsumoto por esa noche había sido poca cosa en comparación.

     -Por favor, permítame retribuirle el favor la próxima vez; después de todo aún no he podido agradecerle por lo del otro día.

     -Ah... Escuche, sobre eso, por favor no se preocupe, ¿de acuerdo? Usted hizo un gran trabajo ayudando en el evento de firma de autógrafos, así que ahora estamos a mano, ¿ve?

     -Yo... supongo que sí...

     El semblante de Matsumoto se ensombreció levemente, y Yokozawa calculó que de alguna manera debió herir sus sentimientos. Intentando desesperadamente encontrar una manera de consolarla, continuó:

     -A propósito, usted realmente fue de gran ayuda. Con el evento, por supuesto, pero también con Hiyori. Gracias.

     -Oh, no. En serio no fue nada. Yo solo permanecí al lado de Hiyori-chan, y ella es una niña tan centrada que estoy segura de que hubiera estado bien sin mí. Usted parece llevarse muy bien con ella, Yokozawa-san.

     -Ah... bueno, supongo -quizás este no había sido un buen tema de conversación después de todo. Si Kirishima estuviera en sus zapatos, probablemente podría salir con un sinfín de tópicos inocentes e insignificantes para discutir, pero para Yokozawa no había remedio.

     -¿A usted... le gustan los niños, Yokozawa-san?

     -Supongo que no tengo problema con ellos -a pesar de su apariencia exterior, casi nunca se vio odiado por niños o animales. Le iba mejor acercándose a los niños seriamente que fingiendo sutilezas con los adultos.

     -Estuve tan sorprendida; su expresión cambió completamente cuando estaba hablando con Hiyori-chan. ¡Y Kirishima-san también me sorprendió! Él tiene tanto estilo, casi como un modelo. Marukawa Shoten emplea tanta gente atractiva. ¡Qué envidia! 

     -¿Usted cree?

     -Sí, como... ese director ejecutivo que aparece en televisión y en revistas todo el tiempo, él es realmente muy guay. Y el editor que siempre esta charlando con Yukina es adorable... ¡Oh, supongo que no es muy educado que me refiera a alguien mayor que yo como "adorable", ah!

     -¿"Editor"..? Oh, si está hablando de ese tipo, él definitivamente podría pasar por un estudiante universitario, ¿no..? -ante la descripción de Matsumoto, un rostro apareció en el fondo de su mente; si ella lo estaba describiendo como "adorable" solo podría tratarse de ese tipo con cara de niño. Yokozawa mismo estuvo sorprendido cuando se enteró que el hombre en realidad también era mayor que él.

     El departamento de edición de la revista de manga shoujo "Emerald" definitivamente rebosaba de hombres atractivos. Incluso autores contratados por otras revistas estaban al tanto de la afamada pinta de los muchachos, y un número no pequeño de autoras asistían a fiestas con la única esperanza de poder alcanzar a echarles un pequeño vistazo.

     Había rumores de que ellos contrataban basados en la apariencia, pero fue, en realidad, mera coincidencia la que había juntado a un grupo de hombres tan bien parecidos. De ninguna manera alguien contrataría a un editor basado en como se veía. No estaba seguro de en que se basarían los otros negocios a la hora de contratar a sus empleados, pero tal vez el hecho de que un departamento en particular sobresaliera simplemente dejaba esa impresión.

     -Probablemente solo sucedió que aquellos que se destacaron en el período de contratación resultaron ser bien parecidos. A propósito, usted está diciendo esto pero, ¿no le parece que Yukina es un tipo diez veces más atractivo?

     Él no podía evitar sacarse el sombrero con admiración ante aquellos rasgos faciales tan empalagosamente dulces que podrían hacer que un ídolo pop se avergonzara. Aparentemente no era pequeño el número de clientes que se daban una vuelta por la tienda solamente para poder echarle un vistazo. 

     -Humm, supongo que yo como que... ¿estoy acostumbrada a Yukina-kun? Definitivamente puedo darme cuenta de que él tiene un rostro hermoso, pero él es casi... demasiado hermoso.

     -Eso solo quiere decir que él no es su tipo de hombre, ¿no?

     Matsumoto rió suavemente ante la conclusión que él había propuesto: -Probablemente así sea -su risa continuó por unos instantes más antes de que ella volviera a quedarse en silencio. 

     Una vez más Yokozawa buscó a tientas alguna idea para sacar a flote la conversación que había muerto, pero nada se le vino a la mente, dejándolo sin otro recurso mas que maldecir su incapacidad para proponer charlas triviales. Ellos ya habían hablado hasta por los codos acerca de libros la última vez, así que él se quedó totalmente sin tópicos para proponer.

     Mascotas; ese sería un tópico lo suficientemente seguro, pero antes él había espantado a la gente en más de una ocasión hablando de su gato, y avergonzado de parecerse demasiado a un padre amoroso, decidió que era mejor evitar el tema. Sin embargo, mientras revolvía en su cabeza frenéticamente, Matsumoto tiró una pregunta que lo lanzó a un abismo.

     -Yokozawa-san... ¿tiene usted pareja ahora mismo?

     -¿Ah?

     En el preciso momento en que la palabra "pareja" llegó a sus oídos, el rostro de Kirishima apareció en el ojo de su mente. No era como si él estuviera a punto de exponer sus pensamientos sin pensarlo dos veces ni nada parecido, así que no había ninguna lógica para que él entrara en pánico, pero aun así su pulso se aceleró.

     Supuso que no había nada de malo en llamar la relación entre ellos como una "relación de pareja". Esto lo dejaba sintiéndose un tanto intranquilo, pero no había realmente ninguna otra palabra más apropiada para ello.

     Echando una mirada a Matsumoto, notó que su expresión era un tanto ansiosa. Ella había intentado formular la pregunta de manera casual, pero probablemente esto realmente la alteró.

     -¡Oh, un hombre como usted debe tener una pareja maravillosa, ah! Lo lamento, esa fue una pregunta realmente extraña... -parecía que ella había malinterpretado su silencio como una afrenta, apresurándose a corregir su conducta.

     Él pudo haber cerrado el asunto y terminado la conversación ahí mismo con un simple "Está bien, no me ofendí".

     Pero aunque él usualmente evitaba a toda costa decir cosas innecesarias esforzándose en prevenir que alguien se enterara de su relación con Kirishima... sintió que quedarse callado ahora no era lo más beneficioso para él.

     -... Así es.

     Esto fue dicho con una voz grave y áspera, casi indescifrable y completamente rara en él. Probablemente esto se debía a que él se sentía atípicamente nervioso ahora mismo.

     -¿Eh..? -tal vez ella no lo había oído, ya que levantó la vista con signos de pregunta pintados en sus ojos, así que Yokozawa se tragó el nudo atorado en su garganta y aclaró.

     -Si usted me está preguntando si estoy en una relación con alguien, pues sí, lo estoy.

     Era la primera vez que le hablaba a alguien de su relación con Kirishima. El sudor comenzó a cubrir las palmas de sus puños apretados a ambos lados de su cuerpo. 

     -¡Oh, claro que sí! -la voz de la muchacha temblaba levemente, pero Yokozawa pretendió que no lo notaba

     -Le importaría si le pregunto... ¿que clase de persona es?

     -... Alguien por quien siento el mayor de los respetos. 

     El mismo Yokozawa quedó impactado ante las palabras que tan fácilmente se habían deslizado por sus labios, estas debían expresar sus verdaderos sentimientos. Seguro, Kirishima podía encabronarlo como ningún otro, pero Yokozawa confiaba en él, incluso más que eso, lo admiraba.

     Sin embargo, no tenía ni la más mínima intención de permitir que el sujeto jamás se enterara de esto, y a decir verdad, nunca pretendió que alguien más lo supiera tampoco. Abrumado por haber dicho cosas tan vergonzosas con la más absoluta seriedad, Yokozawa se dio cuenta de que su cara comenzaba a sentirse tibia. Ahora ya no podía exactamente hacer pasar esto como producto de una borrachera y se encontró azotado por la abrumadora urgencia de huir de la escena.

     -¡Uwah! -metió las manos en los bolsillos, sintiéndose incapaz de mantener la calma, y agarró fuertemente su teléfono celular con una mano; y justo en ese momento, este comenzó a vibrar. 

     -¿Y-Yokozawa-san..?


      -Lo siento, es mi teléfono -estaba totalmente estupefacto pues olvidó por completo que lo había dejado en modo silencioso. Cubrió el vergonzoso gañido que había dejado escapar tosiendo, y luego chequeó la llamada entrante en la pantalla.

     Se trataba de Kirishima. ¿Por qué demonios tenía que llamar ahora? Por un instante, consideró ignorar la llamada, pero dado que era muy tarde, podría ser que él tuviera alguna razón urgente para llamar. 

     -Disculpe, permítame... ¿Sí? Habla Yokozawa.

     -¿Así que finalmente te dignas a contestar? ¿Dónde estás?

     Bajó su tono de voz tanto como pudo, demasiado consciente de que estaba manteniendo esta conversación justo frente a Matsumoto:

     -A punto de tomar el tren. ¿Necesitas algo que llamas a estas horas?

      -No particularmente. Solo me preguntaba a que hora regresarías a casa. Estoy aburrido aquí sin Hiyo.

     Oh, cierto; Hiyori mencionó que se iría al campo y pasaría la semana con sus abuelos maternos. Aparentemente hacía ya varios años, los abuelos de Hiyori, por parte de su madre, habían regresado al pueblo natal de su abuelo y ahora se encontraban viviendo allí. Ocasionalmente ellos enviaban manjares regionales al departamento de Kirishima.

     -¿Lo olvidaste? Te dije que esta noche tenía una fiesta con el personal de la librería, que estaría fuera hasta tarde y por lo tanto volvería a mi casa, ¿recuerdas?

     -Ooohhh... eso era hoy, ah -Yokozawa se había asegurado de hacerle saber sus planes para esta noche antes de tiempo, pero parecía que a él se le había olvidado por completo.

     -Sí, así es. Lo siento, pero dejaré a Sorata bajo tu cuidado.

     -Él se encuentra durmiendo en la habitación de Hiyo. Con "librería"... te refieres a Libros Marimo, ¿cierto? ¿Estaba esa chica del otro día allí también? 

     Yokozawa arrugó el ceño ante el inesperado interrogatorio de Kirishima. Casi sonaba como si él estuviera interrogando a un niño que había desobedecido el toque de queda... 

     -... Ese no es asunto tuyo -no podía precisamente explicar que la misma muchacha sobre la que Kirishima le había advertido que no alentara estaba parada justo a su lado, por lo que su respuesta fue cortante.

     Si él admitía que habían estado bebiendo juntos hasta hacía tan solo unos minutos, Kirishima, sin lugar a dudas, le hubiera replicado escandalosamente "Que inocente eres", y justo cuando estaba inventando alguna mentira, Matsumoto sugirió con vacilación:

    -Humm, ¿debería... darle un poco de privacidad?

     Probablemente ella se sentía incómoda pensando que estaba inmiscuyéndose en una conversación privada. Por supuesto, sin importar cuanto tratara Yokozawa de mantener la voz baja, ella escucharía algo de su discusión al encontrarse de pie justo al lado suyo. Aun así, Yokozawa no podía negar el mal momento en que todo esto estaba sucediendo.

     Estaba agradecido por la consideración de la muchacha, pero esto simplemente podría haber empeorado las cosas. Luchando contra el impulso de masajearse las cienes, respondió sucintamente:

     -No, está bien. Ya casi termino con esto.

     -Parece que aún falta rato para que llegue el tren, así que, iré a comprar una bebida -con esto, ella salió disparada como una flecha hacia las máquinas expendedoras. Del otro lado de la línea, Kirishima probablemente la había escuchado.

     -... Esa chica con la que estás en este momento, ¿es ella?

     -Nos dirigíamos en la misma dirección -no podía remediar el hecho de que esto sonara como una excusa.

     Era cierto que ellos se dirigían en la misma dirección, y que se separarían en alguna estación del camino, así que no era como si ellos estuvieran juntos a propósito en este momento; además era muy molesto que se lo cuestionara por ello. Al contrario, él no tenía razón alguna para sentirse culpable.

     Pero la voz de Kirishima sonó claramente disgustada:

     -¿Acaso no te advertí sobre esto? ¿Te olvidaste de que te dije que no la alentaras inconscientemente?  

     -Yo-yo no lo olvidé  -su voz flaqueó un poco llegando al final, principalmente porque la situación había escalado justo como Kirishima predijo que sucedería. Ella no se le había declarado exactamente, seguro, pero esa línea de preguntas de hace un momento atrás estuvo lo suficientemente cerca. No obstante, él replicó secamente: 

     -No es nada de lo que tú debas preocuparte.

     -Yo me pregunto si eso es así. Tú estás completamente ajeno a todo, así que no hay forma de decir que has hecho o dicho.

     -¿Entonces qué demonios quieres que haga? ¿Cómo se supone que voy a tener cuidado de algo de lo que ni siquiera me percato? -su cólera se disparó pues de esta manera lo estaban tratando como a un niño, y su voz se endureció.

     -¡Pues podrías empezar por no quedarte a solas con ella, como te dije!

     -Dios que eres molesto. No es de tu maldita incumbencia con quien me relaciono. Aparte -Yokozawa dio un vuelco a la egoísta sugerencia de Kirishima- ¡quién eres tú para hablar! -sí, quizás él no tuvo el suficiente cuidado, tal como Kirishima acusaba, pero él no era precisamente el único que estaba fallando en ese aspecto.

     Yokozawa sabía que había muchas mujeres alrededor de Kirishima con sentimientos hacia él, y Kirishima era mucho más amigable con ellas de lo que con él, incluso las invitaba a cenar.  
     -Tú y yo somos diferentes. No muchas mujeres se pondrían serias con un padre soltero, pero si podrían hacerlo contigo si eres amable con ellas.

     -No es para nada diferente. Sabes, tú también tienes... -sabía que había varias editoras quienes seriamente tenían sentimientos por Kirishima. Pero, no podía llegar a admitir tanto como esto, por lo que se detuvo en medio de la oración- ... Olvídalo. Ya se acerca el tren; voy a cortar la llamada.

     -Yokozawa.

     Terminó la llamada antes de que Kirishima pudiera finalizar lo que estaba por decir y luego apagó el teléfono. Deslizando su teléfono en el bolsillo con indiferencia libero un profundo suspiro.

     Últimamente parecía que no habían hecho otra cosa sino discutir. Pequeñas cosas que usualmente no les hubiera molestado a ninguno de los dos, ahora los irritaban y sin pensarlo  perdían la paciencia el uno con el otro. Eran como un par de adolescentes rebeldes. Sí... así era exactamente como se estaban comportando.

     Mientras estaba muy ocupado sintiéndose disgustado consigo mismo sonó una alarma anunciando el arribo del tren. 

     -Ah... -súbitamente recordó que no estaba solo allí, y al echar una rápida mirada a su alrededor, apareció Matsumoto, pálida y disculpándose.

     -Lo-lo lamento, ¿hubo algún malentendido por mi culpa?

     La irritación presente en la voz de Yokozawa hubiera dejado claro a cualquier espía que él estaba peleando con la persona al otro lado de la línea. Sin importar cuan lejos estuviera la muchacha, no podía remediarse el que ella hubiera escuchado algo dado el silencio reinante en la desolada plataforma.

     Sin embargo, a decir verdad, la razón por la que ellos se habían agarrado se debía a asuntos entre los dos, y no era para nada obra de Matsumoto.

     -Lo siento, usted no tenía porque escuchar eso. Sucede todo el tiempo entre nosotros, así que no se preocupe -explicó a Matsumoto, quien miraba con expresión de disculpa, sintiéndose incómodo. 

     Aunque lo había descartado como algo que "sucede todo el tiempo", la actitud de Kirishima había sido un poco preocupante. Ya lo había pensado antes también, Kirishima parecía extrañamente sensible sobre Matsumoto. Nunca antes había recibido una advertencia de ese tipo, y Kirishima se consideraba a sí mismo como todo un caballero; no hubo ningún problema antes cuando ellos regresaron del trabajo con alguna compañera.

     No podía imaginar que Matsumoto hubiera hecho algo que pudiera considerarse como grosero hacia Kirishima, e incluso si así fuera, Kirishima no era el tipo de persona que se pondría como loco por un problema tan trivial. Teniendo esto en consideración, Yokozawa concluyó que debió haber hecho algo sin darse cuenta; solo que no podía descubrir que era aquello. 
 

     Nada de esto tenía el más mínimo sentido y ahora se encontró lidiando más con la confusión que con la ira.



Parte 8


     Tenía el estómago revuelto; esto no pintaba bien. Las úlceras relacionadas al estrés son bastante comunes entre los asalariados, y tal vez él se estuvo comportando de manera arrogante pues últimamente le había estado yendo relativamente bien.

     -Creo que bebí demasiado...

     Esta noche había dejado correr el alcohol con un poco más de libertad de lo usual simplemente porque había sido muy placentero discutir sobre libros con alguien tan conocedor como Okada. Una de las razones por las que se dejó llevar por el entusiasmo de Okada y aumentó su cuota de bebidas. Quizás debería abstenerse del alcohol por un tiempo. Si llegara a enfermarse seriamente por esto, llevaría un tiempo recuperarse completamente.
   
 Pero la otra razón por la que había bebido tanto esta noche... se debía, nada más y nada menos, que a Kirishima. Aun ahora, mientras luchaba por determinar cual era la causa de su mal humor, no podía llegar a una conclusión en firme.


     Liberó el enésimo suspiro de la noche y salió del elevador, arrastrándose por el pasillo hacia su departamento con los pies exhaustos, cuando notó una gran silueta de pie frente a su puerta e instintivamente se preparó.

     -... ¿Kirishima-san?

     -Bienvenido a casa -Kirishima relajó los brazos que había cruzado sobre su pecho y se volvió en dirección a Yokozawa.

     -De-demonios, no me asustes así. ¿Tienes idea de la hora? ¿Qué tal si pensaba que eras un ladrón o algo así y llamaba a la policía? Avísame si vas a venir.


     No esperaba tener que ver al tipo esta noche, y claro, estaba agitado por ello. Cuando balbuceó su pregunta a Kirishima, este le devolvió una respuesta que sonaba como un suspiro:

     -Mi llamada no conectaba.

     -¡..! -

Ante la mordaz respuesta, Yokozawa inmediatamente recordó que había apagado su teléfono celular. Lamentó este rechazo unilateral, pero al mismo tiempo, se quedó pensando en porque Kirishima había sentido la necesidad de continuar con el asunto esta misma noche en lugar de dejarlo para otro momento. Tosió para disipar la incómoda atmósfera y cambió de tema a propósito:

    -Bueno, asumo que debes tener alguna razón para haber venido hasta mi casa, ¿no es así?

     A pesar de la pregunta, tenía la vaga sospecha de que la razón por la que Kirishima se encontraba allí probablemente tenía que ver con su conversación de antes; pero la respuesta que le devolvió Kirishima no era la que esperaba.

     -Solo quería ver tu cara.

     -¿Ah? ¿Qué demonios significa eso? Puedes verme en cualquier momento. Rayos, puedo entender que te sientas un poco solo sin Hiyo allí, pero contrólate.

     -Eso no es lo que quise decir. 

     -Entonces explícate. Y, tú tienes mi llave, ¿cierto? Debiste simplemente entrar -él le había dado una cartera con llavero a Kirishima como regalo de cumpleaños hacía no mucho, y luego de que se le rogara por una llave extra, él la había entregado, aunque a regañadientes, unos días después.

     Y aun así, Kirishima jamás había usado esa llave, ni una sola vez, desde que la recibió. Después de todo, ellos pasaban la mayoría de sus días juntos en la casa de Kirishima, y Kirishima nunca antes había tenido razón alguna para visitar el departamento de Yokozawa.

     -¿No te... hubiera molestado si yo entraba por mi cuenta?

     -¿Ah? 

     -No puedo andar entrando sin permiso si el dueño del departamento no está, ¿o sí?

     -Bueno no es como si me importara tanto si se trata de ti... Como sea, entra -sus vecinos iban a quejarse si se quedaban allí afuera hablando, así que abrió la puerta y guió a Kirishima dentro. El aire en la habitación, cerrada todo el día, era caliente y pesado.
     
Kirishima se sacó los zapatos con el semblante congelado en una mueca hosca; era la primera vez que Yokozawa lo veía con tan bajo perfil. Inseguro sobre como abordar al tipo, Yokozawa mantuvo sus comentarios con una nota inocente e inofensiva:

     -Solo... encenderé el aire acondicionado.

     -De acuerdo...

     -¿Quieres algo de beber? 

     -No, estoy bien.

     -...-

     No podía entender a Kirishima esta noche. Antes, aun en los momentos en que se quedó corto con las respuestas bajo el peso de la incómoda tensión entre los dos, nunca había mostrado su desagrado con tanto descaro como lo estaba haciendo ahora.

     La distancia entre ellos no podía durar con este silencio. Abrió la puerta del refrigerador y sacó una botella grande de té de cebada, llenó un vaso y se lo tomó de un solo trago para ayudar a sacudir el letargo del alcohol.

     Mirando de reojo, encontró a Kirishima inspeccionando su casa, la cual visitaba por primera vez. Antes, cuando Kirishima lo llevó a su departamento luego del susto de Sorata en el hospital, Kirishima lo había esperado en el automóvil. Resultaba un poco desconcertante el hecho de que su espacio privado fuera inspeccionado tan minuciosamente, pero no había nada que le avergonzara que Kirishima viera. 

     -Tienes un departamento bastante vacío aquí. 

     -Todo lo que hago al regresar a casa es dormir; es más que suficientemente bueno para eso.  

     Las novelas suelen describir imágenes de habitaciones deprimentes, tan escasas de mobiliario que podrían ser confundidas con departamentos modelos, montados solo a modo de muestra; pero el departamento de Yokozawa era aún peor. Su dormitorio consistía solamente de un librero y una cama, y en la sala de estar había una mesa baja, un televisor, y la cama de Sorata.

     -¿Estás seguro de que no deberías sencillamente mudarte con nosotros? Sorata ya está viviendo allí, después de todo. 

     -¿Acaso eres un idiota? No puedo hacer eso; si así lo hiciera, tendía que notificar a la compañía. ¿Y qué le diría a mis padres? 

      Aunque puede que él haya estado pasando más tiempo en la casa de Kirishima, era toda una hazaña sugerir que vivieran juntos. Estaba el problema de cual era la mejor manera de explicárselo a la gente a su alrededor, pero más que eso, estaba el asunto de los sentimientos de Yokozawa sobre el tema. Si ellos fueran dos personas del sexo opuesto, probablemente no existiría ninguno de estos engorrosos y molestos detalles por los que preocuparse. Diablos, si Kirishima estuviera saliendo con una mujer, ellos probablemente podrían incluso considerar la posibilidad de que él contrajera segundas nupcias.

     -Oh sí... Supongo que sí... -murmuró Kirishima, casi para sí mismo, y sacó una silla de la mesa, acomodándose en ella con indiferencia. Al no poder permanecer dando vueltas en la cocina todo el tiempo, Yokozawa tomó asiento frente a Kirishima. 

     Takano siempre solía sentarse en esa silla. Él se sentaba allí acariciando a Sorata en su regazo mientras esperaba a que Yokozawa terminara de preparar la cena, y cuando Yokozawa ponía sobre la mesa una cena para dos delante de él, esta ocupaba toda la mesa. 

     -¿Ahí es donde duerme Sorata usualmente?

     -Usualmente. En invierno duerme en mi cama.

     -Para tener una actitud tan altanera, a veces sí que puede demandar atención.

     -Así son los gatos.

     -Solo es tsundere; como tú.

     -¡¿A quién le estás llamando tsundere?!


     ¿En serio Kirishima pretendía sencillamente continuar con esta charla sin importancia? Estaba comenzando a irritarse con la forma en que Kirishima permanecía sentado allí, rehusándose a llegar al corazón del problema, cuando Kirishima lanzó una pregunta sorprendente.

     -¿Cómo... te sientes con respecto a mí?

     -¿Cómo me... por qué preguntarías algo así ahora?

     -¿Entonces cuándo debería preguntarte? Las únicas cosas de las que hablamos son: Hiyori, Sorata o el trabajo. ¿Acaso siquiera puedes recordar cuando fue la última vez que hablamos de nosotros?

     -Eso es... -casi no discutían nada respecto a ellos mismos. Yokozawa ponía como excusa que simplemente no había nada de que hablar, pero en realidad él solo se desviaba de la meta por vergüenza y vacilación, quedándose sin el valor suficiente como para mencionar tema alguno. Así que terminaba refugiándose en las charlas sobre Hiyori o Sorata. 

      No se trataba de que no quisiera saber más de Kirishima, al contrario, había docenas de cosas que quería preguntar. 
     Fue pura coincidencia el haberse enterado del cumpleaños del tipo, y casi no sabía nada más sobre los datos básicos del hombre. Diablos, los subordinados de Kirishima probablemente lo conocían mejor que Yokozawa.

     Pero había algo que él necesitaba hacer antes de poder enterarse de algo más: si no podía hacer nada respecto a ese nudo en su garganta, nunca podría enfrentar a Kirishima como era debido. 

     Sin palabras concretas en mente pero, no obstante, armándose de valor, Yokozawa comenzó:

    -... Sin embargo, eso no es de lo que viniste a hablar, ¿o sí? Si quieres continuar con nuestra conversación de antes, ¿entonces por qué no hacerlo y ya?

     -... Sí, probablemente tengas razón.

     -¿Probablemente? -la cólera se avivó en su interior por la falta de progreso en su conversación. ¿En serio este tipo pretendía evitar la discusión precisamente ahora? Harto de este sentimiento de indignación, Yokozawa llegó a su límite:

    -De acuerdo; en serio no entiendo el porque pero, ¿tenías algún problema con que yo regrese a casa con esa muchacha? ¿Qué sentido tenía tomar caminos diferentes a propósito cuando nuestros destinos se encontraban en la misma dirección?

     -Tienes razón.

     -Tú sales a tomar tragos con las mujeres de la oficina todo el tiempo, ¿no es así? Así que, ¿por qué demonios estás molesto conmigo?

     -No estoy molesto contigo.

     -¿Entonces eso significa que sencillamente no confías en mí?


     Ante esta réplica, los ojos de Kirishima se abrieron un pelín, mostrando una mirada vacilante, y las siguientes palabras que salieron de su boca fueron expresadas como una excusa evasiva:


     -Yo nunca... dije que no confiaba en ti...

     -¡Sin embargo es como si lo hicieras! Cuando se trata de ti, yo... -se tragó las palabras a medio decir, él no quería expresar sus emociones ahora mismo, no en un momento así, y luchó por reprimir la urgencia de desatar toda su frustración e indignación.

     Sin importar cuanto fuera vapuleado por el tipo o cuanto se hubiera visto afectada su vida por ello, él confiaba en Kirishima porque él era Kirishima. ¿Y aun así, a cambio de todo esto, ahora se veía de cara a la desconfianza?

     Enfrentándose así el uno con el otro, resultaba alarmante cuanto temía Yokozawa decir algo que él no creyera verdaderamente. Se paró en seco y se dio vuelta, dándole la espalda a Kirishima.


     -Yokozawa.

     -No me toques... -apartó la mano que habían apoyado en su hombro, solo para encontrarse acto seguido con un fuerte agarre que lo obligaba a voltear. Abrió su boca para protestar por la abrupta acción, pero en cambio tragó con dificultad ante la punzante mirada con que se encontró.

     Aprovechando el momento, Kirishima rápidamente extendió una mano y lo agarró de las solapas jalándolo hacia adelante. La inusual rudeza hizo que sus dientes se golpearan al juntarse, y Yokozawa solo pudo mirar con los ojos desorbitados ante el devorador beso que forzaban sobre él.

     Todos los procesos mentales se detuvieron en seco ante el repentino ataque, pero al sentir una lengua entrando bruscamente dentro de su boca, recobró sus sentidos.
     El toque de sus lenguas produjo una serie de palpitantes estremecimientos, pero la ira de Yokozawa ganó por sobre todo lo demás. Indignado por el hecho de que el tipo parecía decidido a simplemente callarlo con un beso, mordió duramente los labios de Kirishima y lo apartó de un empujón.

     -¡Ya basta!

     -¡..! -Kirishima se limpió la sangre que brotaba de sus labios con el dorso de su mano, mirando fijamente el piso y dejando a Yokozawa sin poder decir que clase de expresión tenía en su rostro.

     Yokozawa podía sentir el sabor del hierro en su boca: -... Vete -el peligro latente en la voz que tuvo que arrancar de su garganta sorprendió incluso al mismo Yokozawa-. Dije que te fueras de aquí -levantó la voz a Kirishima, quien permanecía allí en silencio, y volvió la espalda nuevamente.

     Si dejaba que Kirishima se fuera ahora, lo lamentaría, sin lugar a dudas. Pero a pesar de esta convicción, no podía retirar sus palabras.

     Luego de un prolongado silencio, Kirishima habló con calma:

    -... De acuerdo. Me iré por hoy. Cuidaré de Sorata, también, así que... no te preocupes por eso.

     Toda la ferocidad que había demostrado en su beso se había disipado por completo, haciendo que Yokozawa se preguntara que demonios había sido eso y dejándolo aún más consternado y confundido ante la cambiante actitud de Kirishima.

     A lo lejos, alcanzó a escuchar el sonido de tambaleantes pasos desvaneciéndose, seguido del sonido de la puerta del genkan abriéndose, y luego cerrándose.
     ...Lo había hecho de nuevo. En el mismo momento en que se encontró solo, todo el arrepentimiento se le vino encima de golpe. ¿Por qué, por qué es que nunca podía conseguir expresar como se sentía?

     -No soy un maldito adolescente...

     Todo lo contrario, un niño probablemente hubiera estado en mejores condiciones para expresarse a sí mismo. Cuando maduras, mantener la vanidad y la conciencia de la apariencia se vuelven más y más importantes, hasta que resulta difícil decir cuales son tus verdaderos sentimientos y cuales no.

     Él no quería pelear, solo quería que el tipo entendiera. Pero entonces... quizás esa era la cosa más difícil de pedir. 

     -... Maldición -profirió una pequeña imprecación y apretó los puños con fuerza hundiendo las uñas en sus palmas.





PARTE 9





     -Carajo... ¿mi estómago aún no está bien..?

     Yokozawa subió la colina hacia la oficina, refregando su estómago que se retorcía de dolor. Había estado nublado toda la mañana, trayendo un bienvenido alivio de los ardientes rayos del sol que tuvieron que soportar por días interminables, pero la humedad lo compensaba al disparase, haciendo que el aire se sintiera como si se pegara a la piel. 

     Él y Kirishima habían estado en una suerte de "guerra fría" desde el pasado viernes, con la ansiedad e incomodidad manteniendo a Yokozawa bien alejado y a salvo del departamento de Kirishima. Fue una pequeña fortuna, en medio de todo esto, que Hiyori estuviera pasando un tiempo con sus abuelos maternos ahora. No quería que ella los viera peleando, ni tampoco quería entablar solo conversaciones superficiales. Había sopesado la idea de recoger a Sorata y llevarlo a casa, pero eso también requeriría que fuera a la casa de Kirishima. Eventualmente consideró que sería menos estresante para Sorata quedarse allí a estar con él y su irritación. 
 
   Él había estado soberanamente fastidiado por las cosas egoístas que Kirishima había dicho esa noche, pero ahora que había tenido tiempo para calmarse e intentar ponerse en los zapatos de Kirishima, pudo entender un poco como se había sentido Kirishima en ese momento.

     El mismo Yokozawa había estado indignado cuando quiera que viera a Kirishima yéndose de tragos con compañeras de trabajo, e igualmente molesto por el modo en que Kirishima se desentendía del asunto asegurando que nadie se tomaría realmente en serio a un padre soltero. Sin importar el resultado, cualquier pareja naturalmente desearía que su compañero fuera más cuidadoso con su modo de comportarse.

     Verse a uno mismo de forma objetiva es difícil para cualquiera, y es de lo más natural enojarse si alguien no escucha tus advertencias. Kirishima probablemente lo veía como un peligro; la diferencia de edad entre ellos probablemente determinaba una enorme diferencia en experiencia de vida. Aun así, ansiaba desesperadamente que el tipo sencillamente confiara en él.

     Y eso... requeriría una seria discusión. Cuanto más tiempo pasaba, mayor era la distancia entre ellos, y esto asustaba a Yokozawa. Y aun así, seguía sin poder dar ese primer paso. 


     -Dios esto me está descolocando...

     Siempre se volvía un total y completo cobarde de cara a la persona que amaba, lo que solo demostraba cuan fuerte era su atracción hacia Kirishima.

     Quizás era justo como Kirishima le había acusado: que él tenía predisposición a ser dependiente de los demás. Cuanto más se le necesitaba, más atraído se sentía hacia esas personas, y aunque él fuera absolutamente incapaz de aceptar con honestidad el afecto que se le ofrecía, aún los buscaba desesperadamente y era consolado por ellos. 

     Pero sus sentimientos por Kirishima iban más allá de esto, nunca hubiera esperado llegar a esta edad y experimentar una aceleración de su pulso que nunca antes había sentido o sentirse tan lleno de júbilo. Todos sus romances anteriores no habían sido sino dolor; sentimientos de posesión y hostilidad creciendo en su interior y eventualmente privándolo de toda compostura.

     Había sido divertido estar con él, pero quizás eso se debió principalmente a su íntima amistad. Ahora, como si un demonio hubiera sido exorcizado, finalmente se encontró con la posibilidad de evaluar calmadamente su alrededor. Quizás ese "amor"... siempre había estado condenado a fallar.


     -¡Oh, Yokozawa-san! ¡Bi-bienvenido!

     -... ¿Qué les pasa a todos ustedes que están con esas caras raras?


     Tan pronto como vieron la cara de Yokozawa, las expresiones de los empleados que estaban cerca de la entrada del edificio se tornaron extrañas. Cuando entró, las muchachas de la recepción lanzaron cautelosas miradas en su dirección.

     Esto... se sentía muy familiar. Sin lugar a dudas, significaba que había algún rumor de mal gusto sobre él circulando entre los empleados. Por Dios, esperaba que no fuera demasiado terrible...

     Probablemente debería tomar algún medicamento para el estómago una vez que llegara a su escritorio. Con un suspiro, se paró en la cola que esperaba a por el elevador y alcanzó a escuchar la conversación de los editores parados delante de él. 

     -¿Escuchaste? ¡Aparentemente a Yokozawa-san lo pescaron caminando a solas con una mujer! ¡Parece que regresó a casa con una empleada a medio tiempo que trabaja en una librería!

     -¡¿En serio?! Si ella es una empleada de medio tiempo, entonces probablemente eso la haría una estudiante universitaria, ¿cierto? Hombre, la gente de ventas es tan suertuda, consiguen tener encuentros como ese...


     Ante sus expresiones de curiosidad, Yokozawa fue golpeado por otra oleada de déjà vu, y profundizando las arrugas entre sus cejas, continuó escuchando su conversación en silencio.


     -¡Sí, sí, ella es una estudiante universitaria! Y aparentemente es muy mona también. ¡Yokozawa-san se ve realmente conservador, pero no puedes subestimarlo, ah!


     Inicialmente pensó que era una ridiculez confrontarlos, pero si no aclaraba este malentendido ahora mismo, era probable que estallaran todavía más rumores.

     -No fui a casa con ella. Solo tuvimos una fiesta para reconocer su ayuda con un evento de firma de autógrafos. Fue solo coincidencia que nuestras casas se encontraran en la misma dirección.

     -¡¡Eek... Yokozawa-san!! -el par empalideció mientras daban media vuelta para mirarlo de frente.


     Yokozawa echó una fría y calculadora mirada a ambos y preguntó:

     -¿Alguna otra pregunta?

     -¡Nop, así está bien! ¡Oh, acabo de recordar que quería usar las escaleras hoy! Después de todo, últimamente me he puesto un poco fofo en la sección media.

     -¡Oh, en-entonces iré contigo! ¡Yo también me estoy poniendo regordete!

     Con una sonrisa forzada, ambos se dieron la vuelta y se dirigieron en dirección opuesta.

     -¡Hey, el elevador ya está aquí!

     -¡Entonces por favor, suba usted! -los dos se fueron al trote, nerviosos, en dirección a las escaleras. Yokozawa no podía creer que tuvieran las agallas de conversar sobre algo de lo que se avergonzarían que los escucharan nada más y nada menos que en la oficina.

     Pero si él se deshacía en excusas, eso solo haría estallar aún más rumores. Parecía que no tenía otra opción mas que esperar que el alboroto muriera por sí solo. 


     -... Maldición, ¿dónde está la fuga?

     Incluso si alguien lo había visto caminando con Matsumoto, era ilógico que alguien pudiera adivinar sus antecedentes solo con eso; lo cual significaba que alguien había develado los detalles. Y solo había dos posibles sospechosos en toda la compañía quienes podrían ser los responsables.
     Subió en el elevador hasta el piso de ventas y se dirigió a su escritorio, cuando uno de los sospechosos lo llamó despreocupadamente:


     -¡Ah~ Yokozawa-san! Alguien es el protagonista de muchos rumores hoy~

     -Ven conmigo.

     -¿Eh? ¿Ah? 


     Enfadaba todavía más a Yokozawa que el tipo pareciera tan genuinamente perplejo. Arrastrando a Henmi al área del kitchenette, Yokozawa procedió a interrogar al hombre, quien se encontraba completamente asustado.


     -¿Qué dijiste?

     -¿Qu-qué quiere decir con "qué"? 

     Su voz se tornó más grave ante el evidentemente confundido Henmi:


    -No te hagas el tonto cuando tú sabes perfectamente bien de que estoy hablando; ¿fuiste tú el que empezó ese maldito rumor?

     -¡Por supuesto que no! ¡¡Nunca haría algo como eso!!


     A Yokozawa no se le pasó por alto la forma en que el semblante de Henmi se puso rígido por tan solo un instante, y endureció su mirada, presionando:


     -¿Estás seguro?

     -¡Estoy seguro! Solo... que cuando algunas de las chicas del departamento de edición preguntaron con quien había regresado a casa, yo les dije que era una muchacha que trabajaba en Libros Marimo y... ¡AYY! -antes de que Henmi pudiera terminar de hablar, Yokozawa lanzó un puño sobre su cabeza. Aunque pudiera ser que él no haya comenzado el rumor, estaba claro que si se lo mencionaba tan solo a una persona, esto se esparciría a lo largo y ancho de toda la compañía.


     -Así que tú eres la fuga... Diablos, en serio que me hiciste una buena con esto...

     -¡Todo lo que hice fue decir la verdad!

     Yokozawa volvió su fría mirada hacia Henmi, frotando su cabeza y todavía intentando disculpar sus acciones.


     -¿Puedes decirme honestamente que tú no tenías por lo menos un poco de curiosidad?

     -Gueh, bueno... -dada la forma en que bailoteaban sus ojos, era probable que él no pudiera refutar completamente la acusación de Yokozawa. En realidad, Yokozawa apreciaba bastante la absoluta incapacidad de Henmi para mentir fácilmente, pero en momentos como este, su enfado con el tipo le ganaba a la admiración.


     -Uno de estos días... voy a ventilar por correo electrónico uno de tus secretos más oscuros y mejor guardados a toda la compañía.

     -¡Hey, espere, no haga eso! Usted... usted está bromeando, ¿cierto?

     -Quien sabe -claro que estaba bromeando, pero dejó que el tipo pensara que él solo lo estaba diciendo por venganza. Sabía que era una reacción bastante infantil, pero probablemente podría salirse con la suya al menos con esto.


     -¡¿Qu-qué quiere decir con mi "secreto más oscuro y mejor guardado"?!

     -Si te lo dijera, perdería la gracia -a decir verdad, no sabía tal secreto de Henmi, pero todos tienen al menos una o dos cosas que no quieren que nadie más sepa. Si le dices a alguien que conoces su secreto, ellos seguramente podrán pensar que podría ser eso.

     Probablemente la influencia de Kirishima era responsable de que él le estuviera gastando bromas como esta a Henmi últimamente. Quizás las mañas del tipo estaban comenzando a pegársele por pasar tanto tiempo juntos.

     Dejando atrás a Henmi, agarrándose la cabeza en la kitchenette, se dirigió de regreso a su escritorio, cuando se topó con su superior que salía de una reunión luciendo bastante angustiado:

   -¿Qué sucede? Aún es bastante temprano para que esté de regreso, ¿no es así? -faltaba todavía una media hora para que terminara la reunión como lo indicaba la tabla de distribución de trabajo. Usualmente estas cosas sepasaban del tiempo asignado, así que algo debió suceder.


     -No, estamos atónitos. Yo no entiendo realmente el porque, pero Kirishima está de bastante mal humor hoy. Últimamente tú has estado relacionándote bastante con él, ¿no? ¿Sabes algo de esto?

     Se estremeció al escuchar que el nombre de Kirishima se mencionaba tan casualmente en la conversación: -Oh ah, no. Ni idea. 

     En realidad, él tenía más que una pista, pero no había manera de que pudiera andar diciendo "probablemente sea porque nos peleamos".

     Aun así, el que Kirishima estuviera de tan mal humor como para que los demás empiecen a notarlo... eso era un gran acontecimiento, y probablemente por eso su superior estaba tan impactado con la demostración.


     -Parece que está de los nervios; ahora tengo dolor de estómago porque me pareció que tenía que tratarlo con pinzas. Tú tienes unos medicamentos en tu escritorio, ¿no? ¿Te importaría si tomo uno?

    -Oh, para nada -abrió un cajón y pasó uno de los sobrecitos de medicamento para el estómago que tenía a mano. En lo que estaba en ello, guardó uno para sí en el bolsillo, haciendo una nota mental para tomarlo después:


   -¿Y al final, cómo terminó la reunión? Se suponía que presentaría esa propuesta en la reunión de hoy, ¿no?

     -Oh, eso fue de maravilla. De hecho, pudimos dar fin a la reunión mucho más rápido de lo usual. Parecía que todos estaban con una actitud de "dejemos las cosas así" y por eso nadie hizo alboroto al respecto.

     -Ah, por eso es que la reunión terminó tan temprano -era grandioso que la propuesta pasara, pero no podía dejar de preocuparse por la actitud de Kirishima. Era más que probable que su mal humor estuviera siendo avivado por su furia y frustración con Yokozawa, y el sentido de responsabilidad hacía que le doliera el pecho.

     -¿Cuál es el problema? Se ven bastante serios... -preguntó preocupado Henmi, habiendo recién llegado detrás de él. Era como si sus nervios de antes nunca hubieran siquiera ocurrido. Yokozawa no podía menos que envidiar la habilidad del tipo para dar vuelta de página tan fácilmente. 


     -Parece que esa medida pasó con éxito en la reunión.

     -¡¿En serio?! ¡Eso es grandioso! Pero entonces, ¿por qué tienen esa cara?

     -Ni me lo preguntes... -no tenía la menor intención de explicar justo ahora y se retiró a la cocina nuevamente. Hablar ahora de Kirishima solo lo hundiría aún más.

     -Yo también me voy a tomar algo para el estómago -añadió su superior, agachándose levemente mientras se frotaba la barriga, y salió de la habitación. Debió ser una reunión realmente tensa.

     -¡¿Rayos, qué les sucede a todos?! -Henmi expresó su desagrado con fastidio cuando lo dejaron completamente solo. 


++++++++



      -Maldición, esta retrasado...


      Pasó el tiempo mientras esperaba jugando con Sorata, quien se había acostumbrado completamente a su nuevo hogar, pero aun a esta hora, pasadas las diez de la noche, Kirishima todavía no estaba en casa.

      Ellos tenían que tener una seria charla hoy. Yokozawa se armó de valor y fue directo al departamento de Kirishima después del trabajo, ya que no pudo encontrar al tipo en la oficina. Había metido la cabeza en el departamento de edición unas cuantas veces, tratando de encontrar un momento oportuno para que ellos tuvieran una conversación, pero al no atreverse a interrumpir a Kirishima cuando parecía tan ocupado, eventualmente se rindió.

     Trató de convencerse a sí mismo de que el momento sencillamente no el adecuado, pero si realmente hubiera querido llamar al tipo, sabía que hubiera podido. Sin importar cuan ocupado pareciera, incluso Kirishima tenía que tomarse un descanso de vez en cuando, e incluso podría haberlo invitado a cenar si así lo deseaba. 

     Lo que le detuvo... fue el miedo de que ambos terminaran agarrandóselas de nuevo como antes. Sabía perfectamente bien cuan bajo era el punto de ebullición de sus emociones, y cuando se trataba de Kirishima en particular, perdía su capacidad para escuchar razones.

      Lo primero de lo que necesitaban hablar... probablemente era de aquello sucedido el viernes. Había una alta probabilidad de que el jugoso chisme que Henmi había filtrado despreocupadamente hubiera llegado a los oídos de Kirishima. Si él tenía una idea equivocada, Yokozawa lo aclararía... y confesaría sobre que había estado hablando con Matsumoto esa noche.

     Preparó mentalmente lo que iba a decir, como si fuera una presentación para una reunión, asegurándose de que todo marchara tan eficientemente como fuera posible, pero no podía predecir con exactitud los pensamientos de Kirishima, y esto ponía palos en la rueda. Si tan solo viera la situación desde una perspectiva objetiva, podría pensar en algo, pero a pesar de que continuaba diciéndose esto, pues no resultaba tan fácil.

     Había aspectos de Kirishima que Yokozawa desconocía, y, de hecho, no tenía idea de cuan enojado estaba el hombre. Quizás él estaría cansado por el trabajo y no querría tener ninguna clase de discusiones molestas. Quizás deberían esperar a que las cosas se calmaran un poco más. 

     Pero cuanto más pensaba en esto, más confusa se volvía toda la situación para Yokozawa. 

     -Tú no escuchaste nada sobre su agenda, ¿no? -debía estar realmente estresado si estaba allí sentado haciéndole preguntas a alguien que sabía no le podría dar una respuesta. Luego de mirar a Yokozawa por largo rato, Sorata saltó sobre su pequeño almohadón y se acomodó haciéndose un ovillo. 

     Cuando Hiyori estaba en casa, sin importar cuan ocupado estuviera, Kirishima siempre se aseguraba de estar de regreso a cierta hora; pero hoy no tenía ninguna razón en particular para apresurarse a volver a casa. Quizás incluso planeaba quedarse en vela toda la noche en el trabajo. Yokozawa consideró prepararle la cena, pero si Kirishima había comido fuera, hubiera sido un desperdicio de ingredientes. Sin el menor interés en preparar una cena para una sola persona, se había acomodado y indiferentemente miró la televisión, pero no había podido seguir la trama de la película de suspenso que había enganchado a la mitad y ninguno de los personajes le había causado mucha impresión. Levantando el control remoto de la televisión, cambió de canal por uno de noticias. 


     Cuando el presentador les recordó a los televidentes que ya eran las once de la noche, Yokozawa dejó escapar un leve suspiro: -... Supongo que me iré a casa.

     Luego de esperar todo este tiempo, lentamente se puso de pie. Sería mucho pedir que Kirishima, exhausto al regresar a casa tan tarde, hiciera tiempo para que ellos dos hablaran. Aún podría llegar a tiempo para el tren si salía ahora, y además, no podía tranquilizarse lo suficiente como para pasar la noche en una casa en la que no se encontraba el dueño.

     -Lo siento, Sorata. Me voy a casa por hoy. ¿Estarás bien tú solo?

     Sorata levantó la cabeza cuando le hablaron, pero luego cerró sus ojos nuevamente, luciendo cansado. Probablemente estaba mucho más cómodo aquí de lo había estado cuando vivía con Yokozawa.

     -... Sí, pues te ves muy bien -replicó con una amarga sonrisa ante el modo en que el gato siempre se tomaba las cosas a su propio ritmo, y levantó su portafolios de la mesa ratona.

     Su paso deliberadamente lento a la hora de prepararse para partir... se debía a que él aún conservaba la esperanza de que Kirishima apareciera aquí a último momento. Aun si no podían tener una charla decente, quería por lo menos verlo.

     Pero ellos no se encontraron en el genkan, ni en el pasillo, ni en el elevador. Al salir del complejo, dio media vuelta y levantó la vista hacia el departamento de Kirishima, luego, rascándose la nuca, partió rumbo a la estación, cuando una fría gota cayó en su mejilla.

     -¿Lluvia..?

     Por un momento pensó que solo se trataba de su imaginación, cuando otra gota aterrizó en la palma de la mano que había extendido y un cálido viento del sur lo envolvió. En las noticias habían anunciado que se suponía que comenzaría a llover en la madrugada, pero parecía que las cargadas nubes no pudieron esperar hasta el amanecer.

     -... Ah, mi condenada suerte.

     ¿Por qué tenía que comenzar a llover justo ahora? Quiso arreglar cuentas con el cielo, pero hubiera sido inútil. Pudo regresar a por un paraguas, razonó, pero sencillamente no podía volver a ese departamento ahora mismo. Probablemente solo sería una leve llovizna por ahora, así es que si se apresuraba, podría llegar a casa antes de que comenzara la tormenta. 

     -No hay remedio... -murmuró para sí mismo con paso firme sobre el asfalto antes de que este se mojara lo suficiente como para cambiar de color.

     Parecía que siempre llovía en los días en que se sentía como la mona, probablemente estos eran los efectos del karma, y con estos pensamientos en el fondo de su mente, arremetió camino a la estación. 








Continuará...

Reacciones:

59 ¡AmaiComent!:

  1. Por Jashin-sama Kirishima celoso es tan adorable *O* aunque Matsumoto sigue sin agradarme.

    De verdad muchas gracias por traducir el capitulo.

    Espero la continuación muy pronto.

    Adieu~

    ResponderEliminar
  2. cuando subiran la continuacion??? muero de ansiedad D:

    ResponderEliminar
  3. A no comer ansias! Se está trabajando con ahínco en la traducción de las siguientes partes ;). DrL☆

    ResponderEliminar
  4. por kamisama del yaoi! *A*
    amee este capitulo! <3
    kirishima celoso es una ternurita! >////<
    yooo quieroo la continuaciiion me dejaron super picadisima ;OO;!
    Arigato mina! a todos los traductores ! arigatooo por traducir esta novela, sos la leche ;w;!
    Matenee!! >u<

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS, MIL GRACIAS POR LA TRADUCCIÓN. amo a kirishima es adorable celoso. espero con ansias la continuación

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS, MIL GRACIAS POR LA TRADUCCIÓN. amo a kirishima es adorable celoso. espero con ansias la continuación

    ResponderEliminar
  7. AAAAAAAAAAAAAAAAAfbjklfsnblksnlkndblkdj esta novela me atrapaaaa!! necesito la continuacion para poder vivir ajaj D:

    ResponderEliminar
  8. diosssssss por que demonios no notas yokozawa que kirishima tiene miedo de perderte eso es todo espero ansiosa la siguiente parte aiii esto ya se puso muy bueno [gracias por la traducción] <3 la estoy amando es genial

    ResponderEliminar
  9. Concuerdo con los anteriores comentarios... Kirishima celoso es tan tierno...!!
    Aunque ahora que lo pienso, ni Kirishima ni Yokozawa se han dicho mn... palabras románticas?? Eso es necesario en una relación, por lo menos un te quiero...
    Pobre Kirishima que se va con el labio roto.. Asi que Yokozawa si que puede ser salvaje!!
    Gracias por Traducir esta hermosa novela. Espero con ansias lo que sigue.

    ResponderEliminar
  10. waa~~~ Gracias ^^ estoy muy feliz(no es que lo haya leído ahora pero por motivos tenia que agradecerles ....aunque sea algo tarde *w*).....para mi hay que matarla !!!!!!Ok no pero algo malo hay que hacer ^^

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Muchísimas gracias por la traducción!!
    Me ha encantado la novela. Esta pareja es tan adorable <3

    ResponderEliminar
  12. cuando estarán las otras partes? D:

    ResponderEliminar
  13. muchas gracias por su esfuerzo! gracias por traducir esta novela que me encantaaaaaaa <3

    ResponderEliminar
  14. AHHH Espero el siguiente con desesperacion.
    BUEN TRABAJO!

    ResponderEliminar
  15. he venido leyendo y vengo por fin a dejar coment XD
    que velocidad,que traducción, que malditas ansias!!!
    gracias por este trabajo!!!
    espero con anhelo la conti!!
    n.n

    ResponderEliminar
  16. estoy muriendooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  17. O algo hizo la vieja, la tal matsumoto, con todo y su cara de mosca muerta,o algo hizo el tal Okada, con el fin de juntar a matsumoto con yokosawa. Por que tal vez es u protegida o algo. O tambien el Hemni, pero algo sucedio con kirishima a espaladas de yokosawa, que pone en riesgo su relación. : (

    ResponderEliminar
  18. pude llegar a comentar al fin :D esta novela es tan linda, Matsumoto me molesta ¬¬

    no puedo creer, estoy tan anisiosa, espero que la siguiente parte este pronta!!!

    ResponderEliminar
  19. no lo puedo creer tantas emociones en esta novela.me encanta yokozawa ,pero tiene que madurar.y como siempre sigan con la traduccion por favor.y se agredece el trabajo que le ponen.gracias , la estare esperando con desesperacion,

    ResponderEliminar
  20. O: yokozawa por que no puede ser mas sincero U__U
    pobre de kirishima -____-

    *¬* wuuuooom espero y este pronto la continuación, mientras gracias por este capitulo :)

    ResponderEliminar
  21. ashhhhh porque con el güey de Takano si era sensible y cursi?????? me desespera!!!!!! cuando ponen en otro =?????? no voy a poder dormir!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  22. por favooor suban la continuacion, estoy desesperada, ansiosa, muchisimas gracias por traducir hasta aqui, porfa continuen

    ResponderEliminar
  23. Voy... voy a morir!!!

    Con todo esto... Kirishima celoso tratando de marcar "su territorio" Yokozawa con su tsunderismo que no admite y además pensando el Takano a estas alturas, que por cierto, fue mucho más conciente ¬¬' sdfhsfgd a veces me desespera este sujeto!!! Arrgh! Me da rabia pero al mismo tiempo no se le puede odiar por que... vamos... es tan puro de corazón ;////;

    Ojala esté pronto la otra parte, de verdad se les agradece un montón el trabajo y dedicación que le dan a esto~ Sigan así > <!

    ResponderEliminar
  24. OMG!!!!!!!!!! me encanta esta novela, mil gracias por la traducción jajaja y veo que soy prácticamente la única que ADORA A YOKOZAWA!!!!! me encanta xD ♥

    tienen que actualizar, por favor T_T ♥ lo necesito!!

    estoy toda enviciada xD

    me rompió el corazón que se enmularan :C por que? por que tuvieron que pelear? xD en lugar de aprovechar que no esta hiyo y tener una noche loca jajajaja

    Saludos y muchas gracias por su trabajo! actualicen pronto xD ♥ por favor!

    ResponderEliminar
  25. Qué!? No hay más!? No se puede quedar así!!!! TTATT...T.T...
    ...Bueno, esperaré la continuación =3=. Pero, Waaa!!!! Se quedó tan interesante! No pueden pelearse así. Y no pueden separarse..., ¿verdad? T-T.
    Mmm... Esperaré ansiosamente la conti. Gracias por la traducción. nwn Sigan así. Bye bye~

    ResponderEliminar
  26. me encanto , quedé con todas las ansias de la continuación, se arreglarán esta pareja dispareja?? Yokozawa será sincero de una vez por todas... Aaaa quedaron muchas dudas. Gracias por el trabajo

    ResponderEliminar
  27. AAAAA quiero la continuacion!!!!!
    Janneth, no eres la unica que adora a Yokozawa :D

    ResponderEliminar
  28. noooooooooo que susedera ahora?,,quedo en la mejor parte! *O*
    espero la continuacion con ansias y gracias!!!...

    ResponderEliminar
  29. aaaaaaaaaaaaaaaa cuanto mas tardara??? estoy por morir

    ResponderEliminar
  30. Ha me quedé picada, ya me estoy tronando los dedos por saber qué va a pasar.

    ResponderEliminar
  31. grax por seguir publicando pensé que no lo iban a terminar de traducir sentí miedojajaja grax espero con ansias lo que biene I <3 yokozawa [es el unico uke que me gusta]

    ResponderEliminar
  32. Oh! Por favor! Necesito la continuación, mi pobre alma no podrá resistir demasiado! Muchísimas gracias por comprador está genial novela! Gracias gracias gracias!!!

    ResponderEliminar
  33. Hi!!
    No había leído esta parte...esta novela es GENIAL!!!
    Como la amo :3
    Espero monten pronto la conti!! n.n
    (pero aun así la leeré!!)XD
    aaaaa...Por cierto,no es por nada pero la letra(en la parte 9) en la que se lee la historia es...muy maluca!!
    ¿¿¿Puedo sugerir una letra mas cómoda o igual a las anteriores partes para una mejor lectura de tan maravillosa obra??? XP

    ResponderEliminar
  34. OMCat!!! no pense encontrar la novelita traducida por aqui, la leere *o*

    ResponderEliminar
  35. muchas gracias por tu trabajo en todos los capítulos >w< realmente ansió leer el siguiente *-*

    ResponderEliminar
  36. Me encnato esta entrega. De seguro Matsumoto va a dejar la grande quiero saber massssss

    ResponderEliminar
  37. Sencillamente, no me sorprende que estos se estén ahogando en un vaso de agua: Takafumi no es especialmente comunicativo y Zen evade mucho los interrogatorios directos con frases ingeniosas. Como sea, ambos se van por las ramas a turnos, pero estoy segura que esto no puede continuar así y ellos lo saben....sólo espero que cuando logren entablar una conversación civilizada no saquen trapos al Sol que no corresponden x.x
    Eso aparte, me molesta la excesiva ética de Yokozawa: sabiendo que la chica está colgada por él, no es capaz de cortarle las alas de lleno por mera cortesía ¬¬ bueno, eso es parte de su encanto a la final u_u

    ¡Muchas gracias de la traducción! espero la continuación pronto~ n_n

    ResponderEliminar
  38. waaaa, mil grax x compartir su trabajo ,e encanta!!!!! ya kiero saber cómo se reconciliarán!!!!!!!
    estaré al pendiente!!!!

    ResponderEliminar
  39. muchas pero de verdad muchisimas gracias por traducir esta novela

    amo esta pareja <3

    espero con ansias la continuacion

    ResponderEliminar
  40. En respuesta a los últimos comentarios de noviembre quiero recordarles que la novela Yokozawa Takafumi no baai vol. 2 se encuentra completa y disponible para su lectura online desde los primeros días del mes de noviembre como así también se encuentra disponible su versión en PDF para la descarga. Espero que el manga time~ de noviembre les haya permitido encontrar los link correspondientes! También, no se pierdan el tercer cuento corto de esta historia y recuerden dejar su comentario! DrL☆

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. puedes pasarme un link pls? es que no logro encontrar ninguno en español del cap 3 completo D:

      Eliminar
  41. como siempre las novelas dejan a uno picado >.< Me encanta Kirishima celoso, Yokozawa tan tierno admitiendo que tenía pareja, estos hombres necesitan comunicacion.

    ResponderEliminar
  42. la novela esta terminada de traducir? no encuentro ningun link para continuarla D: Alguien me ayuuuudaaaa????!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esta en la última entrada, si no, busca en las etiquetas, anda, que no cuesta nada ._.

      Eliminar
  43. Awww <3 Kirishima celoso es tan... pero tan... *¬*

    Hay dos posibles opciones del por que Kirishima esta de mal humor:

    1)-La bitch de Matsumoto le dijo algo a espaldas de Yokozawa.

    2)-El motherfucker de Okada le dijo algo a espaldas de Yokozawa.

    No lo se, pero ninguna de las dos me gusta >:I

    Y cambiando de tema, ¿Y la continuación?, he estado buscando por todas partes, pero no la he encontrado, ¡¡alguien que me diga donde esta la continuación!! *Llora*

    ResponderEliminar
  44. NOOOOO joer, me lo dejaste justo ahi... quiero que continue T_____T

    ResponderEliminar
  45. D: oye la van a dejar así!!!?? tienes que estar bromeando!! D': justo en la parte más interesante :'(. CONTINUA LO O MATO A TU PERRO C: (?)

    ResponderEliminar
  46. Muy buena pero me parece que yokosawa era mas expresivo con takano talves por el tiempo que se conocian no se

    ResponderEliminar
  47. emm y la continuación????................. por favor sigan en verdad se quedo muy interesante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve al menú del blog, donde dice "Novelas" Encontrarás la continuación allí.


      Saludos~

      Eliminar
    2. El link del final está caído. Por favor repónganlo. Muchas gracias por darse el trabajo de traducir la novela.

      Eliminar
  48. por que les ponen ese color a las letras?? no puedo leer me cuesta demaciado :C

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Perdón!
      Es que antes el color del blog era negro, así que debía cambiar el color de la letra para que se viera, y después cambie el color a gris, pero olvide cambiar el color de las letras, LO SIENTO! OTL

      Eliminar
  49. hayy por dios! no puedo leer los capitulos 10-11 porque?? lloro*** encerio no puedo me sale algo en ingles y despues una cabrita! oh por dios!

    ResponderEliminar
  50. http://amaichudoku-novelas.blogspot.mx/2014/03/sekai-ichi-hatsukoi-yokozawa-takafumi.html
    Chicas aqui esta ;)

    ResponderEliminar
  51. Me re encantó....siempre pido más...excelente trabajo, sigan así! xD

    ResponderEliminar