Label 6

Disqus for Kana_chan

Yokozawa Takafumi no Baai 2 Capítulo 3 [Continuación...]



Tipo: Novela/Traducción
Título: Yokozawa Takafumi no Baai 2
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor / Circulo: Nakamura Shungiku
Clasificación: Shonen-ai
Idioma: Español
Fuente: SeptemberScanlation
Notas:  Agradecimiento especial a DrL por ayudarnos con esta novela :D. Por favor, disfruta y siéntete libre de enlazar la gente A ESTE LUGAR para leer.
Otra pequeña nota: El primer capítulo de esta novela fue en realidad el relato corto publicado en enero / febrero (cumpleaños de Kirishima), ¡así que no se volverá a traducir por razones obvias!(ya la publicamos ;D) En cuanto a la numeración de este capítulo, no hay ningún capítulo 1 o  capítulo 2 ya que las historias cortas ya están traducidas (y publicadas), y todo el resto de la novela es el capítulo 3. No sé lo que el equipo de edición se estaba fumando cuando compiló esta novela, solo espero que no haya confusiones :D
Y otra pequeña nota: Aquí puedes encontrar las primeras 3 partes:  Yokozawa Takafumi no Baai 2 [Parte 1, 2 y 3]


Traducción: DrL
QC: Kana_chan



PARTE 4





     -Por... por favor, disculpen mi intromisión...

     -¡¿?!

     Pensó que era extraño que Kirishima pareciera tener la vista fijada un tanto hacia abajo, hasta que el tímido rostro nervioso que se mostró al atravesar la puerta, resultó ser el de Hiyori.

     Nunca hubiera pensado que vería la cara de Hiyori en un lugar como este, y mientras permanecía allí, impactado hasta el punto de quedar sin palabras, Kirishima comenzó a presentarles a Hiyori:

      -Esta es mi hija Hiyori. Adelante, saluda a todos. 

      -Es-es un gusto conocerlos. Soy Kirishima Hiyori. Gracias por cuidar siempre de mi papá... Humm, traje unos presentes para todos, así que, ¡por favor, disfrútenlos!


      Los presentes que ella extendía probablemente habían sido seleccionados por Kirishima. Ella parecía bastante nerviosa, parada allí, ante la mirada de todos en la habitación, moviéndose tímidamente con nerviosismo mientras inclinaba la cabeza, y en vista de esto, todos los adultos en la habitación inmediatamente se relajaron. 

     -¡Qué adorable!

     -¡No sabía que usted tenía una hija tan grande, Kirishima-san!


     Todos los adultos comenzaron a ensalzarlo a coro con sus elogios, haciendo preguntas a diestra y siniestra, y esto no parecía importarle en lo más mínimo a Kirishima. 

     -Espere, ¡ni siquiera sabía que usted estaba casado! ¿Cuántos años tienes ahora, Hiyori-chan?

     Yokozawa quería advertirle a Hiyori que no se acercara demasiado a Yukina cuando él dirigió una sonrisa en su dirección, pero no podía hacer una escena aquí, y en su lugar echó su silla un poco más hacia atrás para evitar que ella lo viera. 

     -Tengo diez años -era adorable la forma en que ella agachaba su cabeza tímidamente cuando respondía, pero Yokozawa estaba fuera de sí en pánico.

     -Acaba de entrar al 5° grado este año. Ella es linda, no como yo, ¿cierto? No quería dejarla sola abajo, así que la arrastré conmigo hasta aquí. En realidad, ella es una gran admiradora suya, Takanashi-sensei. Ha comprado todos sus comics e incluso consiguió un boleto para el evento en secreto por su cuenta. ¡Y planeaba venir hoy aquí sin decirme nada!

     -Espe... ¡Papá! ¡No les digas eso! -Hiyori se sonrojó vivamente, con creciente cólera ante el parloteo de Kirishima que revelaba sus secretos frente a la autora que ella respetaba, pero los demás adultos en la habitación evidentemente pensaron que era adorable.

     -Vamos, no es nada de lo que debas avergonzarte. Usaste tu propia mesada para comprar los comics, ¿no es así? Diciendo que querías apoyar la serie por tu cuenta.

     -¡Papá! 

     -Sí, sí, me callo ya. Pero, ya que estás aquí, dile tú misma.

     -¡¿Y-yo?! ¿Qué hago..? ¿Qué debería decir? -Kirishima le dio un empujoncito con un "Ve" poniendo una obviamente insegura Hiyori frente a Takanashi. Su mano tembló en el lugar donde asía la manga de la camisa de Kirishima, aparentemente nerviosa, y sus ojos se ensombrecieron con el delgado brillo de las lágrimas al levantar la vista. 

     -Solo di lo que siempre estas pensando, lo mismo que siempre me dices a mí. 

     -Hiyori-chan, ¿compras mis libros tú sola?

     -¡Así es! ¡En serio, siempre los espero con ansias! Humm, bueno, yo la estoy apoyando, a-así que, ¡por favor de lo mejor..!  -sus palabras tropezaron al salir deprisa y sus mejillas se tiñieron de rojo, pero aun así ella logró expresar sus pensamientos. 

      Takanashi parecía conmovida, escuchando tales palabras directamente de boca de una fan real, y sus ojos estaban brillando al igual que los de Hiyori: -Muchísimas gracias, Hiyori-chan.

      Aunque no muchos podían abrirse camino hasta un evento de autógrafos, los fans de la edad de Hiyori no eran tan raros. Las obras de Takanashi atraían un público con amplio abanico de edades, siendo una buena parte de ellos admiradoras mujeres, y aunque no habían hecho un conteo preciso, parecía que la mayoría de los fans presentes el día de hoy eran precisamente mujeres, de acuerdo a aquellos a cargo de tomar asistencia.
     Los comics son una forma de entretenimiento que los más jóvenes pueden disfrutar con sus propias ganancias. Yokozawa mismo había salido a comprar revistas de manga, con su mesada sujeta firmemente en su mano, cuando era joven. 
     Recordó vagamente que Kirishima alguna vez había mencionado que él ponía todo de sí para crear obras en las que los niños pudieran perderse. Tal vez tener un lector tan entusiasta muy cerca de él había sido la razón por la que él se sentía así.

     -¡Bueno usted no puede quedarse aquí nerviosa con tan adorable fan alentándola con todo su corazón! ¡Después de todo, está a punto de conocer muchos más fans en un rato!

     Takanashi asintió rápidamente ante las palabras de Katou: -Así es. ¡Daré lo mejor de mí hoy y mañana! -por la mirada en su rostro, la ansiedad y los nervios de antes se habían disipado por completo. 

     -Dará lo mejor... ¿solo en el evento de firma de autógrafos?

     -¡Oh, por supuesto que trabajaré duro con mi manuscrito también!

     La atmósfera en la habitación se tornó ligera con la risa que le siguió, y cuando Yokozawa se permitió dejarse llevar por las risas también, Kirishima alzó la voz dirigiéndose a él:

     - A propósito, Yokozawa, ¿qué diablos estás haciendo? No hay forma alguna de que tu gran presencia pueda ocultarse tan fácilmente.

     -¡..! 

     De alguna manera se había convencido a sí mismo de que no lo notarían, pero, no obstante, parecía que Kirishima lo había encontrado. Corrigiendo su postura a regañadientes, mantuvo sus ojos desviados hacia un lado y dio sus saludos: ... Buenos días.

     -¿Eh? ¿Oniichan? -aparentemente Hiyori no lo había notado. Ella no debió notar a nadie más en la odisea de conocer a su querida Takanashi. Sus ojos se abrieron ampliamente mientras miraba a Yokozawa. 

     -¡¿"Oniichan"?!

     -...-

     Henmi se inquietó ante la esa palabrita en boca de Hiyori, y sin siquiera mirar, Yokozawa podía decir claramente que todos lo estaban observando. Echó una mirada fulminante llena de ira a Kirishima en un intento por comunicar que él había tratado de no sobresalir precisamente porque sabía que esto sucedería, pero la expresión que recibió a cambio fue una de autosatisfacción.

     -¡Entonces, usted se lleva bien con Hiyori-chan, Yokozawa-san! Ya veo. Usted ha estado pasando mucho tiempo en la casa de Kirishima-san últimamente, ¿no es así?

     Ante el comentario de Henmi, Katou intervino:

    -Oh sí, ahora que lo menciona, eso me recuerda que Kirishima-san me mostró una foto de Yokozawa-san cocinando al...

     -Una palabra más y no puedo hacerme responsable por lo que pase, ¿lo captas, Katou?


     Ante la aguda mirada que lo retaba a seguir diciendo cosas innecesarias, Katou captó la indirecta e inmediatamente se quedó piola: -Oh ah, yo no... recuerdo los detalles realmente... 

     No era como si él hubiera hecho algo vergonzoso, pero ciertamente no fue algo propio de él, y por ello no quería ser el tema de conversación de gente que no tenía ninguna incumbencia para discutirlo.    

     -Vamos, no hay nada que ocultar, Yokozawa. Todos aquí saben perfectamente bien que tú vienes a mi casa y cenas allí todo el tiempo. Eres un buen amigo de Hiyo también, ¿cierto?

     Ante la indicación de Kirishima, Hiyori asintió fuertemente con la cabeza: -¡Cierto!  

     Aunque típicamente  Yokozawa hubiera encontrado entrañable tal demostración, ahora estaba desesperado por evitar que ellos ventilaran algo descuidadamente. 

     -Humm, pero aun así... Yokozawa-san es un "Oniichan" ah...

     -¿Tienes algún problema con eso?

     -No, no realmente, yo solo... ¡guau! -


Yokozawa no quiso poner mala cara frente a Hiyori, así que en su lugar pateó la pierna de Henmi, quien había hablado sugerentemente, por debajo de la mesa. Kirishima simplemente miró divertido el espectáculo por un momento antes de interceder para salvarlo.

     -Hiyo, ¿no es casi hora de que te dirijas abajo?

     Hiyori se puso frenética cuando él le mostró su reloj: -¡Ah, tienes razón! -sin que ella lo notara, el tiempo había avanzado hasta la hora de comenzar a hacer cola como indicaban los boletos numerados.

     -¿Aún tienes ese boleto que recibiste antes?

     -¡Sip, lo puse en mi cartera! ¡Iré abajo entonces, papá!

     -¿Puedes ir abajo tú sola? ¿Quieres que baje contigo al primer piso?

     -¡Estoy bien! ¡Diantres, te preocupas mucho, papá!

     Matsumoto observó la discusión entre padre e hija, y extendiendo su mano, ofreció:

     -Ah, yo también voy abajo, Hiyori-chan, ¿vamos juntas?

     -¿Le importaría? Lamento las molestias.

     -Para nada, yo también debo ponerme en marcha. Bien entonces, ¡llevaré a Hiyori-chan y me iré! Venga, Hiyori-chan, vamos yendo.

     Ante la invitación de Matsumoto, Hiyori asintió con entusiasmo:

     -¡De acuerdo! Humm, ¡lamento haberlos molestado en un momento tan ajetreado!

     -Te veré en un rato, Hiyori-chan -con las palabras de despedida de Takanashi, Hiyori dejó la habitación con una expresión radiante. Sus pasos parecían inestables mientras salía, seguramente porque estaba muy emocionada, pero con Matsumoto a su lado, probablemente no había nada de que preocuparse. 

     -Hiyori-chan ciertamente parecía emocionada de conocer a Sensei. 

     Yokozawa respondió con indiferencia el comentario de Henmi: -Seguro que sí. Esa fue la primera vez que la vi tan nerviosa, pero supongo que eso solo te demuestra cuanto la admira -estuvo impactado cuando Hiyori apareció, pero su inocencia ayudó a calmar toda la habitación. Quizás esa había sido la intención de Kirishima desde el vamos al traerla aquí.

     -Me disculpo por la interrupción, Sensei. Muchas gracias por darle el gusto a mi hija.

     Takanashi sacudió la cabeza mientras Kirishima inclinaba nuevamente la suya en agradecimiento:

    -¡Para nada! Gracias a ella mis nervios se fueron completamente. Siento que ahora puedo seguir adelante con este evento con más calma. Más tarde tendré que agradecerle adecuadamente...

     -Por favor exprese esos sentimientos de gratitud a los fans que conocerá hoy y mañana. Después de todo, todos ellos han venido aquí con los mismos pensamientos y emociones que ella. 


     Ante las palabras de Kirishima la expresión de Takanashi cambió por una de comprensión y asintió con firmeza: -Entonces, lo haré. ¡Definitivamente daré lo mejor de mí hoy! -las palabras que Hiyori había dicho antes parecían haber sido expresadas de parte de todos los fans. Ella no había hecho nada particularmente especial, y eso era exactamente lo que Kirishima quería confiar a Takanashi.

     El incremento en las ventas invariablemente indica un aumento en el número de lectores, pero resulta difícil comprender la situación realmente solo con los números. Seguro, el número de personas que ella conocería hoy y mañana era limitado, representando solo un pequeño porcentaje de todo su séquito de admiradores, pero con solo intercambiar unas palabras, ella podría tener una idea de sus pensamientos y emociones. 

     Organizar un evento de firma de autógrafos no se trata simplemente de vender mercadería y proveer un servicio a los fans, es la forma en que los autores pueden interactuar directamente con sus fans y conocer cuanto esta gente de distintas edades y estilos de vida disfrutan de las obras que ellos crean.

     Mientras Yokozawa extendía su mano para alzar el ahora frío café ante él, sonó el teléfono de la sala de espera, y por la conversación que Okada sostuvo luego de levantar el tubo, resultaba claro que la llamada era del personal que estuvo ocupado con los preparativos en el primer piso.

     -Bien, ¿podríamos pedirle que se aliste ahora? Es un poco temprano, pero parece que la mayoría de los clientes ya están aquí -con sus palabras, todos se pusieron de pie, y la mirada de Yokozawa se encontró con la de Kirishima tan solo un instante mientras corría la silla de Takanashi para escoltarla al piso inferior, pero Yokozawa rápidamente volvió su cabeza desviando su mirada lejos de él.  

     Resultaba difícil ignorar a un hombre como Kirishima, siempre que se encontraban en la misma habitación, Yokozawa no podía evitar lo consciente que estaba de la presencia del tipo. Pero si Kirishima algún día se enteraba de cuan seguido Yokozawa se dejaba llevar, no había forma de saber que diría. 

     Él se recordó a sí mismo que ambos estaban trabajando ahora e hizo el esfuerzo de mantener una conducta fresca y tranquila. La forma en que se veía actuando como un adolescente enamorado a veces lo mortificaba.

    -¿Qué pasa, Yokozawa-san?

    -Nada. Solo... ¡en marcha! -en un esfuerzo por esconder su incomodidad, Yokozawa le dio una brusca palmada en la espalda a Henmi cuando este se volvió a mirarlo con curiosidad. 

     -Ayy... ¡¿para qué hizo eso?! Rayos... 

     Ignorando las exclamaciones de protesta de Henmi, subió al ascensor de último, manteniendo su rostro resueltamente apartado de Kirishima, quien continuó viéndolo con una mirada que demostraba saber lo que sucedía.



 *    *    *    *



     El evento de firma de autógrafos terminó con gran éxito, la interacción de Takanashi con sus admiradores transcurrió sin particulares de principio a fin y el tiempo pasó en un abrir y cerrar de ojos. Ver a sus lectores recibiendo sus autógrafos con brillantes ojos, como que lo deja a uno con ganas de esforzarse todavía más en su trabajo, y gracias a eso, Yokozawa se encontró libre de la fatiga que se asocia a trabajar en fin de semana. 

     Dado que había otro evento programado para esa noche en Nagoya, Takanashi se había apresurado a partir con Katou y Henmi, dejando atrás a Yokozawa a cargo de la limpieza. 

     -Yyyyy... ahí vamos.

     Acomodó las cajas de cartón llenas de regalos de los lectores en una sola pila, dado que eran muchas más de las que podían llevarse a casa a mano, decidieron enviar las cajas al domicilio de Takanashi. Él podría llevar los posters que se usaron para decorar el evento a casa con él por ahora y luego simplemente devolverlos a la oficina al día siguiente.
     Estaba sellando las cajas con un rollo de cinta adhesiva que recibió de la tienda, cuando una voz lo llamó desde atrás: -Excelente trabajo el de hoy, Yokozawa-san. Me alegro de que todo haya terminado exitosamente. Aquí, para usted. 

     Agradecido, Yokozawa tomó el vaso de cartón que le ofrecía Okada: -Ah, gracias. Usted nos atendió maravillosamente el día de hoy -aunque no se sentía cansado, su garganta estaba tan seca como una hoja, ya que no había tenido ni un momento de descanso para tomar algo desde que comenzó el evento. Tomó la fría bebida carbonatada de un solo trago, haciendo a un lado el sudor que bañaba su cuerpo con la refrescante sensación. 

     -Nosotros podríamos decirle lo mismo a usted, estamos increíblemente agradecidos de que Takanashi-sensei incluso haya autografiado una copia de su libro para que nosotros la exhibamos en el escaparate de la tienda. 

     -Ella misma estaba estaba emocionada de poder conocer a todos, después de todo, ella raramente puede interactuar directamente no solo con los lectores sino también con los empleados de la librería. Ella mencionó que era un gran estímulo el poder ver donde se venden sus libros. 

     -Entonces todo el esfuerzo valió la pena al escuchar que ella dijo cosas tan maravillosas. Por favor dele nuestros saludos. 

     -Efectivamente, lo haré -asintió con firmeza, pero se estremeció ante el nombre que surgió en el comentario que lo siguió inmediatamente. 

     -Eso me recuerda, ¿ya se ha marchado Kirishima-san? Si aún está por aquí, me gustaría saludarlo una vez más. 

     -Ah, él se fue a buscar a su hija hace un momento. Mencionó algo sobre hacer alguna "expedición" y se fue a echarle un vistazo a la tienda. Estoy seguro de que regresará una vez que la haya encontrado -expresó sus pensamientos haciendo un esfuerzo consciente por no dejar que su agitación se mostrara en su cara. ¿Ponerse así de nervioso ante la simple mención del nombre del tipo? La tenía mal. Nunca pensó que podría ser así de débil ante tan inesperados acontecimientos.

     -Ya veo, entonces probablemente tome un poco más de tiempo, ah. Me iré por ahora, pero cuando él regrese, ¿podría enviar a alguien para que me busque? -con esto Okada también salió apresurado de la sala de espera. Él había estado por allí ayudando con el evento de firma de autógrafos todo el día, así que probablemente tenía mucho trabajo acumulándose.

     -¿Hum..?

     Su teléfono vibró en su bolsillo trasero, y al chequear el remitente, cayó en cuenta de que era un correo electrónico de Henmi haciéndole saber que habían abordado con bien el tren bala. Aliviado al saber que ellos habían podido abordar como programado, respondió con una nota de los comentarios de Okada. Ahora todo lo que restaba hacer era rogar que los eventos de Nagoya y Osaka salieran sin contratiempos. 

     -Veamos entonces... ahora necesito... -haciendo una lista mental para ver si había olvidado hacer algo, se dio cuenta de que se había olvidado de pegar la etiqueta con la dirección en las cajas que serían enviadas. Miró alrededor buscando el papel que claramente recordaba haber usado antes para escribir la dirección, cuando Matsumoto asomó la cabeza con vacilación.

     -Ah, hum, buen trabajo el de hoy.

     -Oh, sí, usted también. Realmente nos ayudó hoy, gracias -recobró su postura para agradecerle, ya que ella había ayudado a mantener la cola y guiar a los fans.

     -Fue mi primera vez asistiendo en un evento de firma de autógrafos, pero me alegro de haber sido de ayuda. Así que, humm...

     Parecía que ella aún quería decir algo, pero dudaba expresarlo, y Yokozawa esperó pacientemente a que ella continuara. Ella abrió y cerro la boca una y otra vez varias veces antes de armarse de valor para hablar, y levantando la cabeza dijo:

     -Humm, ¿tiene usted... que trabajar todavía después de esto?

     -¿Eh? Oh, no, ya terminé por hoy.

     -¿Tal vez usted... tiene entonces algo de tiempo? Si le queda cómodo, me gustaría...

     Pero Matsumoto fue interrumpida por Hiyori que entró en la habitación a la carrera lanzándose sobre Yokozawa envolviendo su cintura firmemente con sus brazos: -¡Oniichan! 

     -Hiyo... ¿terminaste tu "expedición"? -parecía que ella había disfrutado muchísimo explorando la librería. Al igual que a su padre, a ella le gustaban las librerías y bibliotecas, y era una entusiasta lectora no solo de comics sino también de libros ilustrados y cuentos de hadas.
     -¡Sip! ¡Vi toooodo desde el mismísimo último piso hasta abajo! Hay tantos libros aquí, ¡es increíble! ¿Ya terminaste con el trabajo, Oniichan?

     -Sí, ya terminé -él podía simplemente dejar las cajas cerradas aquí.

     -¿¿En serio?? ¡Entonces vamos juntos al planetario!

     -No me importaría... pero, ¿le preguntaste a tu papá?

     -¡Sip! ¡Dijo que nos llevaría! ¡Y nos llevará a por unos deliciosos pasteles también!

     En realidad, Yokozawa tenía muy poco interés en el planetario, pero no tenía objeción alguna si Hiyori quería ir. 

     Recordando súbitamente en este punto que Matsumoto parecía a punto de decir algo antes, miró en su dirección, pero ella simplemente batió sus manos frente a ella con una sonrisa forzada en su rostro: -Mi charla puede esperar... ¡Está bien! Por favor, vaya al planetario con Hiyori-chan. Si recuerdo correctamente, ellos están exhibiendo un programa de verano por tiempo limitado, ¿no es así?

     Ante la pregunta de Matsumoto, Hiyori asintió con una brillante sonrisa: -¡Así es! Pensé en hacer mi proyecto de investigación de verano sobre las constelaciones, y mi papá me habló sobre el planetario.

     -¿Ya estás pensando en tu proyecto de verano? Recién acabas de empezar tus vacaciones.

     -¡Bueno si no me lo saco de encima, no puedo jugar sin preocuparme por eso!

     -Que niña inteligente -él no pudo sino admirar su ética desde el fondo de su corazón.


Yokozawa nunca fue del tipo que se deja estar hasta último momento, pero generalmente él pasaba la primera mitad del verano jugando todo lo que quería. 

     -Oh, Yokozawa, ¿terminaste la limpieza? -no estaba seguro de que había estado haciendo el tipo, pero Kirishima entró en la habitación unos momentos después que Hiyori.

     -Termino luego de poner esta etiqueta... ¿Dónde estabas?

     -Me encontré con Okada justo afuera así que tuvimos una pequeña charla. ¿Qué, estás molesto de que estuviera hablando con alguien más?

     -¡Yo no dije ninguna maldita cosa como esa! -la lasciva burla de Kirishima ocasionó su olvido de que estaban en público, y revirtió al uso del típico lenguaje que con el que hablaba en privado. 

     -Es extremadamente sospechoso el que te pongas como loco... Así que Hiyo, ¿Yokozawa se unirá a nosotros en la visita al planetario?

     -¡Sip!

     -Bien, entonces, en lo que estamos en eso, vamos a cenar. No te importa, ¿verdad Yokozawa? -cruzó un brazo sobre el hombro de Yokozawa a propósito, y Yokozawa lo hizo a un lado estremeciéndose. Puede que él hubiera estado haciéndolo pasar como una broma, pero tocarlo en público era solo buscarse problemas. 

     -Hey, ¡deja de hacer eso!




     A pesar de notar perfectamente bien que Yokozawa estaba de los nervios, Kirishima continuó con un aire de falsa inocencia:

     -Ayy, ¿para qué te estás sonrojando?

     -¡No me estoy sonrojando! Aún tengo trabajo pendiente aquí, así que solo, sienta el trasero y espera pacientemente con Hiyo.

     -Vamos, sigue la corriente, ¿sí?

     -Sabes, no estoy aquí para jugar. 

     Matsumoto estuvo viendo su intercambio en silencio, cuando una risa contenida encontró su camino fuera de su boca. A la vista de su risa sacudiendo los hombros, Yokozawa apretó los dientes:

     -¡Ciertamente ustedes parecen íntimos!

     -No somos realmente...

     -Alarmantemente íntimos.

     Kirishima interrumpió con una sonrisa el precipitado intento de Yokozawa por encontrar una excusa, y aparentemente pensando que la audaz confesión no era más que una broma, Matsumoto dejó escapar una risa aún más fuerte.

     -...-

     Parecía que Kirishima no hacía nada más que declaraciones sugestivas el día de hoy, tal vez solo estaba con ganas de ver a Yokozawa alterado por los comentarios, y sin importar cuan fuerte y claro Yokozawa expresara su descontento, solo parecía volver en su contra.

     Estaba simplemente agradecido de que Matsumoto solo hubiera reído ante todo el espectáculo. Si ella hubiera caído en cuenta de su relación, él se hubiera sentido demasiado mortificado como para volver a poner un pie en Libros Marimo otra vez. 

     -¿Algún problema?

     Se dio por vencido, y en lugar de expresar sus quejas, suspiró y salió al paso con un:

    -No, nada. 


Parte 5




     Fuera de la ventanilla del automóvil el cielo se encontraba teñido de un violeta pálido. Tal vez el día de hoy se sintió bastante más corto de lo usual debido a que pasó la mayor parte de este con Hiyori.

     -¿Estás cansado?

     -No realmente. Solo notaba que el sol finalmente se ha puesto. 

     Al dejar atrás Libros Marimo, Yokozawa y los Kirishima habían ido a un café que se preciaba de servir deliciosos pasteles antes de dirigirse al planetario, luego de lo cual fueron de compras para conceder el deseo de Hiyori de nuevas prendas de vestir y disfrutaron de una cena en la zona de los restaurantes antes de regresar a casa.
     Siempre era un placer ver a Hiyori disfrutando, pero nunca se hubiera imaginado que llevar de compras a una chica podría ser tan extenuante. Se sacaba el sombrero ante todos los padres que conseguían trabajar diario y aún dedicar sus fines de semana a consentir a su familia.

     -A propósito, hoy hiciste un buen trabajo como nuestro chico de los paquetes.

     -No fue la gran cosa; pero andar en ese mundo rosado fue simplemente... ¿Por qué demonios las mujeres tienen que tardarse tanto comprando? 

     -Eso siempre permanecerá como un misterio para mí.

     El asiento trasero estaba atiborrado con docenas de bolsas de papel llenas de ropa casual, regalos para Sorata de la tienda de animales, y Hiyo misma, profundamente dormida luego de un día agotador.

     -Y por supuesto, la mismísima culpable parece disfrutar en la tierra de los sueños -verla dormir tan plácidamente de alguna manera hacía que Yokozawa se sintiera en paz también.
     -Bueno, ella tuvo un día bastante excitante después de todo. Lamento haberte arrastrado con nosotros tanto tiempo. No te importó ir al planetario, ¿no?

     -Al menos pude tomar una buena siesta ahí -se había rendido al sueño que lo atacó en el preciso momento en que las luces se apagaron y pasó la mayor parte de la exhibición entre sueños. Las sillas reclinables eran tan cómodas que él había podido dormir extraordinariamente bien. Hiyori se horrorizó cuando lo despertó luego de que terminara el video. 

     -El montaje de la historia en realidad era bastante interesante. No era aburrido como antes, y también tenía buena música. 

     -¿A Hiyo le pareció que le va a resultar útil para su proyecto de investigación? 

     -Sí. Ella va a quedarse con sus abuelos maternos a partir de la semana que viene, así que va a hacer un poco de observación de los astros usando todo lo que aprendió hoy. 

     -Ya veo... ¿Así que se va sola?

     -Parece que no está preocupada por eso, incluso está más que emocionada de poder volar en avión. Creo que yo estoy más nervioso ante la expectativa de quedarme solo en ese departamento sin ella. 

     -Supongo -

Yokozawa no tenía hijos, pero gracias a Hiyo, tenía la excelente oportunidad de probar como es ser padre. Despedirla en las mañanas rogando que no le pase nada, sentir una oleada de alivio cuando ella está allí por las noches para darle la bienvenida; incluso en una ocasión, cuando patéticamente ella se disculpó porque la trenza con que la había peinado estaba deshecha, luego de que el niño que se sienta a su lado en la escuela se la hubiera tironeado, él seriamente había considerado ir a darle una lección al pequeño bribón. 

     -Supongo que los niños crecen sin que sus padres se den cuenta, ah... -ella incluso a veces decía cosas que hacían que los adultos a su alrededor reaccionen con asombro, y Yokozawa recordaba que aun a su edad, no era ni remotamente así de maduro. 

     -Aun así, ella estaba planeando ir sola al evento; incluso reservó el boleto por su cuenta, ¿no? Me quedé boquiabierto cuando la hiciste pasar. 

     -Parece que las instrucciones para la reserva estaban impresas en la revista. Me dijo que los llamó en secreto y todo -ella ya estaba en 5° grado, así que no tenía inconvenientes para subir al tren por su cuenta e incluso llamar a una librería para reservar un boleto. Pero, no obstante, era sorprendente que Hiyo consiguiera pasar por todo el proceso.

     -Ella es igual a ti en ese aspecto. Como... la forma en que tú pones tus ideas en acción, estás lleno de sorpresas... 

     -En realidad, yo mismo ni siquiera supe sobre sus planes hasta anoche. Ella me estaba preguntando detalles de mis planes para hoy, así que le di vuelta las cosas y ella confeso todo el asunto, diciendo que sería vergonzoso toparse conmigo en el lugar del evento así que ella solo estaba haciendo una pequeña investigación. Maldición, pero sí que fue adorable. 

     -¿Por qué hubiera sido vergonzoso? -¿qué podría ser remotamente vergonzoso sobre conocer al autor que te gusta? Yokozawa no podía entender su lógica para nada. 

     -Bueno aunque yo le dije que no era el editor a cargo, aun así ella sabía que yo estaba involucrado con esto por el trabajo. ¿Quizás ella lo encontró vergonzoso? Después de todo, ya está casi lista para entrar en la segunda etapa rebelde.

     -Honestamente, no puedo verla como alguien del tipo rebelde, para nada -Hiyo quería tanto a Kirishima que sus amigas usualmente se burlaban de ella diciendo que era una nena de papá. Ella nunca adoptó ninguna actitud que pudiera considerarse como "rebelde" y tenía una personalidad honesta e inteligente.

     Kirishima se rió, tanto que sus hombros se sacudieron, cuando Yokozawa ladeó la cabeza confundido:

      -Guau, ahora eres un padrazo con todas la de la ley. No existe tal cosa como un niño que no pasa por una etapa rebelde. Cuando ella era pequeña, convertía cada pequeña cosa en una pelea; fue horrible. 

     -¿Aunque ahora es una niña tan buena?

     -Puede ser bastante testaruda; no cede ni un centímetro si no quiere hacer algo. Y es tan picuda como yo; así que en realidad yo perdí una buena cuota de discusiones.

     -Supongo que si lo pones así... -acababa de recordar que a menudo Hiyori reprendía a Kirishima por su holgazanería. Él asumió que era solo un producto de su crianza, pero tal vez eso era parte de su carácter innato. 

     -Pero ella es tan dulce como la miel, cuando se trata de ti.

     -Eso es porque yo no hago nada para tenerla detrás mío. 

     -Siempre supe que eras del tipo "maternal", pero nunca hubiera pensado que Hiyo se apegaría tanto a ti como lo ha hecho. Ahora estoy preocupado de que un día de estos ella venga y me declare: "¡Me casaré con Yokozawa-oniichan!"

     Yokozawa rió suavemente ante la preocupación que le confesaban:

     -¿Y qué harías si ella hace eso?

     -Tendría que decirle que no le está permitido. No dejaré que se case; y tampoco te dejaré a ti. 
     -¿Qué demonios es eso?

     -Eso es todo lo que puedo decirle por ahora, ¿no es así? -Yokozawa estaba... en realidad un tanto aliviado ante la respuesta. Tenía recelos de que Kirishima fuera a decirle a Hiyo sobre su relación, pero parecía que él no estaba interesado en ser tan franco por ahora.

     -Bueno, no tienes porque preocuparte; su complejo de Edipo esta fuertemente arraigado. Si Hiyo lleva algún muchacho a casa... te garantizo que será igual a ti.

     -Si ella lleva a casa a alguien como yo, lo sacaría a patadas en la misma puerta de entrada.

Nunca aceptaría a alguien así. 

     Ver a Kirishima tan molesto era tan divertido que Yokozawa no podía evitar que sus hombros se sacudieran de la risa. Usualmente él era tan ecuánime en todo lo que hacía, pero cuando se trataba de Hiyori, se ponía extraordinariamente nervioso.

     -Entonces, ¿qué clase de hombre aceptarías para ella? Te apuesto a que estarás llorando en un rincón cuando ella se case. 

     Ante el comentario bromista, Kirishima disparó en respuesta:

     -Con mil demonios; estaré llorando a moco tendido en la ceremonia. Y puedes reírte todo lo que quieras... ¿pero qué hay de ti? Te ves como alguien que estaría peor que yo. 

     -Bueno seguro, puede que me ahogue, pero no soy de esos que lloran en público -se estaba riendo de todo esto, pero al mismo tiempo, estaba un tanto sorprendido de que a Kirishima se le hubiera metido en la cabeza que era un hecho que ellos estarían todavía juntos en un futuro tan lejano. 

     Para que Hiyori se casara... faltaban por lo menos unos diez años o más. Visto desde afuera, la única cosa que ellos tenían en común era el hecho de que trabajaban para la misma compañía. Asistir a una ceremonia como esa requeriría que ellos fueran bastante íntimos. 

     -No estoy tan seguro de eso... Dices eso ahora, pero tú probablemente estés llorando como un niño cuando llegue el momento. 

     -Con un demonio, que no -le retrucó, sintiéndose vapuleado por la inesperada muestra de los sentimientos de Kirishima. 

     -De acuerdo, entonces hagamos una apuesta; sobre si lloras o no en la ceremonia. 

     -Ese es un asunto bastante remoto. ¿Y qué apostamos?

     -Ya pensaré en algo eventualmente.

     -Rayos, tú realmente haces unas sugerencias exageradas a veces. 

     No había forma de predecir como se desarrollaría su relación en el futuro. Aun así, Yokozawa podía dar su mejor esfuerzo... y hacer que esto durara tanto como fuera posible. Últimamente había pasado bastante tiempo enfocándose en el pasado, pero las palabras de Kirishima lo dejaron sintiendo un poquito de esperanza.

     -... A propósito, quería confirmar algo.

     -¿Qué?

     -¿Esa chica de los anteojos es la que ayudaste en el tren el otro día?

     -¡¿C-cómo supiste?! -estaba impactado ante la aguda observación; después de todo, el tipo no había estado presente cuando Matsumoto parloteó sobre el incidente, y por su modo de hablar, no parecía que lo hubiera escuchado de alguien más tampoco. 

     -Cualquiera se daría cuenta. Tú eres la única persona que es lo suficientemente densa como para no notar el modo en que ella estaba soñando contigo. Ella está enamorada de ti, es obvio. 

     -Sí, claro -rió ante la manera de hablar de Kirishima, con desdén, pero la mirada que le devolvió Kirishima fue de asombro.

     -Guau, tú  que eres distraído. ¿No crees que ella quiso invitarte a cenar o algo? Ella dijo que quería agradecerte, ¿no?

     -... Oh... -ante este comentario, Yokozawa recordó súbitamente: cuando Hiyo arremetió en la habitación, Matsumoto estaba preguntando si él estaba libre o algo. Y luego de salvarla en el tren, ella permaneció firme en su intención de agradecerle, así que tal vez ella estuvo intentando llevar eso a cabo en ese momento...

     -Bueno, tal vez fue mejor que tú no lo notaras. Probablemente hubieras tartamudeado sin saber que decir si te hubieras dado cuenta de como se siente ella por ti. 

     -Eso no... 

     -¿No es verdad? ¿En serio puedes decir eso?

     -...-

     Si se lo preguntaban así, tan explícitamente, pues no, no podía negarlo. No tenía forma de saber a ciencia cierta si él hubiera podido permanecer calmado o no si ella hubiera demostrado interés en él abiertamente como estaba sugiriendo Kirishima. 

     -Estoy seguro de que te toparás de nuevo con ella en la tienda; pero no vayas a darle esperanzas, chico sexy. No hagas algo estúpido como quedarte a solas con ella sin darte cuenta. 

     -¿Qué se supone que significa eso de "darle esperanzas"?

     -Ella comenzará a pensar que quizás algo podría pasar si eres demasiado amable con ella. 

     -Te estoy diciendo que eso casi nunca pasa. Ella solo se encariñó un poco conmigo, eso es todo -podía comprender que las chicas se volvieran locas por tipos como Yukina, pero eso no pasaría con alguien como él ni en un millón de años. Era obvio que ella estaba agradecida con él, pero no podía imaginar que ella pudiera enamorarse perdidamente de él.

     -Si yo estuviera en su lugar, me enamoraría de ti en menos de lo que canta un gallo. 

     Su rostro se iluminó ante el comentario que murmuró casualmente: -... No insinúes que ella tiene el mismo mal gusto que tú.

     Kirishima suspiró profundamente ante el comentario menospreciativo que Yokozawa sacó de la galera para ocultar su vergüenza: -Rayos, ¿no hay algo que puedas hacer con tu incapacidad para juzgar correctamente cuanto vales? ¿No te has dado cuenta de que más y más chicas te han estado invitando a salir últimamente?

     -No es sea realmente diferente a an...

     "Antes", estuvo a punto de protestar, pero se paró en seco. Seguro, hubieron unas cuantas invitaciones abiertas a todo el departamento de ventas a través de Henmi, pero definitivamente hubo un incremento de invitaciones dirigidas a Yokozawa personalmente en los últimos tiempos. 

     -Quizás tú mismo no te diste cuenta, pero el aire a tu alrededor ha cambiado bastante. Muchas chicas hacen comentarios sobre lo fácil que es hablar contigo ahora. 

     -Sí, claro; y aun si ese fuera el caso, ¿qué esperas exactamente que yo haga al respecto? -no ayudaba en nada que simplemente se sacaran a relucir todos sus errores para examinarlos, así que él presionó directamente intentando obligarlo a llegar al punto. 


     -De todos modos, ¿a dónde estás tratando de llegar?
     -En resumen, aunque me alegra si este cambio tuyo es obra mía, no me gusta que te esté haciendo más popular. 

     -¡¿Qu-qué demonios es eso?! -un frío helado recorrió su cuerpo cuando Kirishima expresó esas palabras con tanta seriedad. Se encontró mirando el perfil de Kirishima sin pensarlo, pero el tipo no parecía estar bromeando con él esta vez.

     -Tú fuiste quien me dijo que hablara.  

     -Sí, pero... -sin poder devolver ninguna réplica, cerró la boca y se quedó callado. Seguro, él le dijo que lo escupiera de una vez, pero nunca hubiera esperado que eso saliera de su boca. Y no podía quejarse de ello tampoco, viendo que Kirishima no había estado bromeando ni estaba reprendiéndolo. 
     Esto debe ser lo que la gente quiere decir con "cavar tu propia tumba".

     -No te sonrojes con algo como esto después de todo este tiempo. Aunque admito, es parte de tu encanto. 

     -Lo que sea; solo cállate. 

     -Sí, señor~ -los labios de Kirishima dibujaron una sonrisa cuando Yokozawa levantó su voz irritado. Su semblante, como si estuviera viendo a un niño haciendo un berrinche, verdaderamente molestaba, pero al menos él se conformó con solo reír y no dijo ni una palabra más. 

     -... Papá...

     -¡¡!! -cuando el silencio se apoderó del automóvil, pudieron escuchar a Hiyo hablando dormida en el asiento trasero, y la suave voz hizo que Yokozawa volviera en sí. No fue apropiado tener esa clase de conversación frente a ella. Tuvieron suerte de que ella estuviera durmiendo, ya que ellos no se hubieran podido explicar si ella por casualidad los escuchaba. 

     Para evitar que surgieran más conversaciones innecesarias, Yokozawa se quedó callado, fingiendo tener sueño, y apoyó la cabeza en el vidrio con los ojos cerrados. 
     La voz de Kirishima se oyó suave y reservada cuando aventuró:

     -¿Vas a dormir?

     -...-

     De acuerdo, que piense eso. Yokozawa permaneció en silencio afirmando tácitamente, y apenas si alcanzó a escuchar la suave risa que siguió. Era difícil decir si realmente había sido engañado, o si solo le estaba siguiendo la corriente a Yokozawa. 

     -... Buenas noches.

     -¡..! 

     Una mano se acercó a él y lenta y suavemente despeinó su cabeza, y él desesperadamente contuvo aquellos sonidos que casi había dejado escapar de su garganta sin pensar. Su corazón latía fuerte, haciendo eco a través de su pecho con tanto fervor que estaba seguro de que Kirishima podía oírlo. Endureció su semblante para evitar que su agitación se mostrara, rogando que su sueño fingido no fuera descubierto. 



Parte 6



     -¡Aquí traje sus bebidas! ¿Las cervezas son para..?
     
     -Oh. Puede dejarlas todas juntas allí -Henmi, quien se ofreció para ordenar bebidas para todos, tomó el mando y comenzó a pasar chops de cerveza a todos. Claramente era el tipo de persona que se haría cargo de servir el nabe en invierno

     -Humm, Yukina-kun, tú pediste... el cocktail de pomelo, ¿cierto?

     -Sí, gracias -cogió el vaso que Henmi le pasó y lo colocó sobre un posavasos frente a su asiento. Un buen número de empleadas habían estado lanzando miradas furtivas en su dirección desde hacía ya un rato; tal vez porque él estaba acostumbrado a ello, el hombre no parecía molesto por esto en lo más mínimo, pero Yokozawa no podía evitar notarlo y seriamente lo estaba empezando a sacar de quicio. Las áreas para sentarse estaban rodeadas por puertas shoji, pero las áreas de paso entre los compartimentos solo estaban separadas por biombos. Debieron simplemente pedir una habitación privada. 

     -Yukina, ¿cuánto más se tardará el supervisor?

     -Pues como no podía estar seguro dijo que comencemos sin él. 

     -¿Ah sí? Bueno entonces, supongo que deberíamos comenzar. Humm, bueno, todos: buen trabajo el otro día. Dejaremos las cosas breves por ahora y nos explayaremos más tarde. 

     -¡Buen trabajo! -los cuatro presentes levantaron sus vasos y los chocaron con un gran "clink" para luego tomar sus cervezas. La sensación de la bebida bañando su garganta se sintió increíble y pudo sentir como se desvanecía el malestar que se fue acumulando a lo largo del día laboral.

     La reunión de hoy estaba organizada por Marukawa Shoten con el propósito de celebrar el éxito del evento de autógrafos del otro día. Los invitados eran Yokozawa, Henmi y Katou de Marukawa Shoten, y el supervisor Okada y Yukina de Libros Marimo. Desafortunadamente, ningún otro miembro del staff pudo hacer lugar en su agenda para la fiesta, así que esta se convirtió en una reunión bastante íntima. Okada, el invitado de honor, estaba demorado, así que la atmósfera no era realmente muy diferente de una típica noche de tragos. 

     -¡Aun así, me alegra que el evento terminara sin contratiempos!

     -Todo fue gracias a ti y a los demás, Yukina-kun. Verdaderamente estamos en deuda con ustedes -Henmi puso sus palmas en su regazo e inclinó profundamente su cabeza expresando su agradecimiento.

     -Solo hacíamos nuestro trabajo, como todos los días. Los fans se comportaron de maravilla, así que eso ayudó mucho. ¡Ah, pero nos asustamos un poco cuando pensamos que nos habíamos quedado sin tarjetas!

     -Sí, eso fue enteramente culpa mía por no revisar a fondo. Lamento eso.

     Las tarjetas que debían entregarse como souvenirs se terminaron a mitad del evento. Yokozawa empalideció temiendo que hubieran ordenado la cantidad equivocada cuando debieron tener muchas de sobra, pero cuando echó un vistazo, se dio cuenta de que un paquete se había mezclado con los regalos que Takanashi había recibido de los fans. Aparentemente había caído en la caja de cartas y regalos cuando trató de moverlo.

     -Para nada; debimos estar más alertas ante la situación. Realmente no estuvimos a la altura de las circunstancias en ese momento. Pero, ahora que lo pienso, el sentido de unidad que sentimos cuando lo encontramos fue un tanto divertido.

     -Al menos ahora podemos reírnos de eso, así que, a buen fin no hay mal principio.

     En cualquier evento es inevitable que suceda algún que otro contratiempo, así que todo lo que importaba era que al final lograron salir adelante exitosamente. La razón por la que podían estar aquí, sentados charlando amigablemente, se debía a que habían conseguido llevar a cabo el evento sin que nada saliera francamente mal.

     -¡Disculpen la tardanza! Aquí tengo una ensalada de verduras de estación, un plato de sashimi, y... -los platos que habían ordenado anteriormente llegaron todos juntos de una vez y la mesa instantáneamente se transformó en una reunión animada. 

     -¿Cómo estuvieron los eventos de Nagoya y Osaka? ¿Con más o menos la misma cantidad de asistentes?

     Ante la pregunta de Yukina, Henmi sacó pecho en lo que aprovechaba la oportunidad de pasar los platos.

   -Tuvimos bastante asistencia en ambas localidades, y nada salió mal. Veamos... sin embargo, supongo que hubo más hombres en el complejo de Nagoya en comparación con Tokio.

    -Pequeño mentiroso; ¡escuché que casi te pierdes en la estación de Osaka! ¡Tan confiado que estabas de que sabías el camino, y luego te tuvo que corregir la misma autora!

    Henmi se puso nervioso ante la jocosa réplica de Yokozawa y casi tira los palillos chinos que acababa de levantar:

    -¡¿Do-dónde escuchó eso?! -aparentemente estaba esperado que ese suceso permaneciera bien oculto. 

    -Pues de Katou, por supuesto. Tuviste suerte de que la autora supiera donde estaba yendo -la razón por la que se decidió realizar el evento en Osaka el último día se debía a que Takanashi era del área de Kansai y podía regresar a casa inmediatamente luego de terminar el evento de firma de autógrafos, causando relativamente pocos efectos negativos en su trabajo; fue por ello que arreglaron un cronograma tan apretado. 

    -E-eso fue solo... un malentendido, eso es todo. La flecha del mapa de la estación era difícil de entender así que... -Henmi murmuró su excusa sonrojándose hasta las orejas aparentemente avergonzado de su error. 

    -Oh, así que fue un malentendido, ¿ah? Te veías bastante confiado en su momento... 

    -Espe... ¡¿usted también, Katou-san?! ¡Sabe, todos cometen errores a veces! -replicó Henmi apretando los puños al verse atacado por ambos frentes. 

    -Vamos, no te pongas así. Solo estábamos bromeando.

    -¡Entonces por favor, no lo disfrute tanto! -al parecer se dio cuenta de que seguir protestando solo avivaba las llamas y, se desplomó en su asiento y comenzó a comer solito la comida que se había servido. 

    Al ver a Henmi hecho un mohín, Yokozawa recordó una experiencia de su propio pasado:

   -Eso me recuerda, hace ya un largo tiempo, hubo un evento de firma de autógrafos al que no llegó a tiempo un solo libro de los que habíamos ordenado para los asistentes a la librería en la que estábamos. 

    El semblante de Yukina se ensombreció mientras imaginaba la situación: -¿El día del evento? Eso debió ser terrible, ¿qué hicieron?

    Como le pedían detalles de esta manera, Yokozawa meditó sobre el pasado. El pronóstico del tiempo había anunciado tormentas para la tarde, y el cielo estalló en un diluvio tan pronto como ellos llegaron a la librería. Si ellos hubieran llegado tan solo diez minutos más tarde, probablemente todo se hubiera arruinado. 

     -Nosotros mismos tuvimos que acarrear doscientos libros de una tienda que tenía stock extra. Apilamos un montón de cajas en un carrito y luego pillamos el tren bala llegando justo a tiempo para el evento. Definitivamente en ese momento estuve cubierto de sudor frío. 

     -¿Qué pasó con los libros que se suponía que llegarían? -preguntó Henmi, al parecer con mejor humor ahora. Yokozawa recordó que esto fue el mayor enigma en ese momento.

     -Parece que fueron entregados a otra sucursal por error y estuvieron ahí tirados sin que nadie los notara. Fue descorazonante enterarse de que los estaban enviando justo cuando el evento terminó. 

     -Supongo que ese tipo de cosas pasan de vez en cuando, ah. Que buen día para cometer un error en el envío...

     -En serio, rayos. Pero lo que me pasó a mí no fue nada serio; a veces terminas sin suficiente mercadería de la campaña para vender, o con demasiada, debido a errores en el volumen solicitado. 

     Henmi se preparó, no fiándose de que Yokozawa fuera a bromear con él todavía más:

    -¡Bueno ese ciertamente no fui yo! -se veía como un animalito con el pelo erizado, pero Yokozawa no tocó ese punto. 

     -Sí, sí, lo sé. Yo solo lo puse como un ejemplo del pasado.

     -Por supuesto, siempre se puede ordenar más si no se ordenó en cantidad suficiente desde el principio, ¿pero qué pasa cuando se pidió demasiado?

     -Se usarán eventualmente, pero aun ahora tenemos montañas apiladas en el depósito. Después de todo, no puedes simplemente tirarlas... Ah, pero este tipo de historias son probablemente muy aburridas para ustedes - seguramente ningún estudiante universitario a punto de comenzar a buscar trabajo querría escucharlo despotricando sobre su trabajo, e intentó cambiar de tema, pero Yukina sacudió la cabeza.

    -¡Para nada! No tengo oportunidad de escuchar historias del personal de ventas tan seguido, así que en realidad yo las encuentro bastante interesantes. Oh, bueno, quizás "interesante" no es la palabra correcta, pero si no le importa, me encantaría escuchar más. 

    -Humm, veamos... Se suele escuchar bastante seguido sobre cosas que salen mal de vendedores en ruta.

    Ante el ferviente pedido de Yukina, Yokozawa buscó en su mente una historia que fuera bien con el alcohol, cuando Henmi levantó la mano:

     -¡Ooh, yo conozco una historia que me contó un tipo que entró a la compañía al mismo tiempo que yo! Estaba haciendo promoción de ventas en Hokkaido, y cuando agarró una curva con el automóvil, ¡un ciervo le saltó encima!

     -¿Un ciervo?

     -¡Sip, un ciervo salvaje! ¡Dio un volantazo para no chocarlo y se dio contra un árbol! Tuvo que llamar un auxilio mecánico para que lo fuera a buscar y todo. Suena como una excusa que te inventarías cuando tienes un accidente que es solo culpa tuya, ¿cierto? Así que nadie le creyó.

     -Sí... me parece recordar que pasó algo como eso -como no se puede presentar un reclamo contra un ciervo salvaje, recordó que el tipo había contado la triste historia de como tuvo que pagar por las reparaciones con dinero de su propio bolsillo. 

     -Se ven todo el tiempo en Hokkaido; los ciervos, eso es. Yo soy un chico de Sapporo, así que no me encontré con ninguno, pero mis amigos solían verlos a menudo cuando eran niños. 

     -Ah, así que tú eres de Hokkaido, ¿no, Yukina? ¡Podría haber jurado que te criaste en Tokio!

     -Sip, viví allí hasta terminar la secundaria y luego me mudé a Tokio para la universidad. ¡Soy un hombre de Hokkaido 100% pura raza!

     Katou, quien hasta este punto solo había estado escuchando la conversación, lentamente abrió la boca:

     -Si estamos hablando de Hokkaido ahora, yo también tengo una historia. Un tipo que fue allí en viaje de negocios estaba usando un mapa que había conseguido de su predecesor para llegar a una librería, pero cuando llegó allí, ni la calle que se suponía debía tomar ni la tienda misma se encontraban por ningún lado; estaba realmente confundido. Dijo que se sintió como si alguien le estuviera haciendo una jugarreta.

     -Así que... ¿la tienda había cerrado o algo?

     -Probablemente; siempre se escucha que es duro manejar un negocio en las áreas rurales. Pero, quiero decir, puedo entender que la tienda ya no estuviera, ¿pero las calles simplemente desaparecen?

     -Quien sabe... ¿quizás estaba cubierta por nieve o algo? Entonces claro que podrías perderte fácilmente como lo hizo Henmi aquí. 

     -Espe... ¡¿ahora  estás con lo mismo, Yukina-kun?! -los hombros de Henmi cayeron abatidos al verse usado como remate de las bromas, y al parecer decidió abandonar la lucha. 

     -Estoy bromeando.

     Todos tranquilizaron a Henmi, quien sin pensarlo se estaba poniendo de pie, y le pasaron unos tragos. El tipo no toleraba bien el alcohol y ya estaba empezando a dejarse llevar. Justo cuando Yokozawa se recordaba a sí mismo de que si no tenían cuidado Henmi podía volverse un borracho bastante problemático, Henmi cambió de tema. 

     -Eso me recuerda, Yokozawa-san, ¿cómo se volvió tan amigo de Kirishima-san? Usted solía salir principalmente con Takano-san antes, ¿no?

     -... Pues simplemente nos topamos en un bar una noche, y cuando comenzamos a charlar, nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común; eso es todo -seguro, eso dejaba fuera un montón de cosas, pero ni una poca de esto era mentira. Solo... que él no iba a ventilar detalles innecesarios. 

     Sin embargo, Henmi aún no estaba satisfecho:

   -¿Qué bar? ¡Lléveme con usted la próxima vez!

     -¿Por qué diablos tengo que arrastrarte conmigo? Si tú también estás ahí, solo parecerá una extensión del trabajo; no gracias.

     -¡Vamos, está bien! ¡Estuve pensando que sería lindo tener una conversación con Kirishima-san! Él es tan guay y genial en el trabajo, y está criando un niño por su cuenta; ¿¿no le parece que eso es increíble?? ¡Espero algún día ser un tipo tan competente como Kirishima-san!

     Al ver a Henmi soñando con Kirishima de esta forma, con los ojos brillando, Yokozawa lanzó una risa: -Sí, claro, suerte con eso. Es imposible -no era ninguna empresa fácil llegar al nivel de Kirishima; no solo para Henmi, sino para cualquiera, incluso para él.

     -¡Usted no sabe si es imposible o no! ¡Deme otros diez años y quizás yo esté casado con un hijo, trabajando aún más duro de lo que ahora! Ah, espere, ¿¿tal vez usted está celoso, Yokozawa-san??

     Ante la sagaz pregunta de Henmi, Yokozawa casi escupe la cerveza que estaba tomando. Tosiendo con fuerza, llevó una servilleta hasta su boca:

     -¡¿Qu-quién diablos estaría celoso..?! 

     -¡Oh vamos, Yokozawa-san, está bien! ¡No se preocupe, aún lo admiro a usted también!

     -¿Eh? Ah; oh, oh, sí... -al darse cuenta de que él y Henmi habían estado mirando el objeto de los celos desde ángulos completamente diferentes, Yokozawa se tranquilizó. Demonios, esto era malo para su corazón. Henmi podía ser bastante denso la mayor parte del tiempo, pero ocasionalmente también podía mostrar una onza de dolorosa perspicacia; no se lo podía subestimar.

     La vergüenza de ser confundido con alguien celoso molestaba, pero solo se estaría hundiendo aún más si intentaba corregir el malentendido. Se tragó lo que fuere que quisiera decir y engulló un trozo de comida frita. 

     -Parece que las bebidas de todos se están quedando cortas, ¿ordenamos más? -Yukina abrió el menú tomando en cuenta la atmósfera

     -Creo que yo voy a tomar otra cerveza. ¿Usted, Yokozawa-san?

     -Humm... creo que tomaré una shouchuu -al indicar una marca famosa de Kyuushuu, Katou ordenó lo mismo. Luego de que los mozos se llevaran los vasos vacíos y los platos, ordenaron más comida también.

     Yokozawa estaba terminando solo lo último de la ensalada, cuando Yukina comenzó:

    -Eso me recuerda... Matsumoto-san sigue preguntándome cuando se dará una vuelta otra vez, Yokozawa-san. Parece que ella aún no consigue agradecerle. 

     -Ah. Rayos, le dije que no necesita agradecerme. Solo dile que no tiene porque preocuparse, ¿sí? -apreciaba su gratitud, pero se sentía incómodo al tenerla continuamente adulándolo. Quizás su diferencia en edades los estaba dejando con un vacío en lo referente a cuanto resultaba apropiado relacionarse.

     -Usted debería ser quien le diga ese tipo de cosas; quiero decir, después de todo, se oye como si ella deseara verlo. 

     -¿Ah? -Yokozawa frunció el ceño ante el comentario de Yukina. No podía dilucidar porque diablos esta chica querría hacer hasta lo imposible para verlo, y risas estallaron ante la expresión de confusión en su rostro.

     -Como le dije, creo que usted le gusta. Usted es bastante denso a veces, ¿no, Yokozawa-san?

     -¡¿Hablas en serio, Yukina-kun?! -Henmi se lanzó hacia adelante mostrándose extremadamente curioso. Parecía listo y deseoso de convertir a Yokozawa en tema de conversación ahora, posiblemente como venganza por lo de antes.

     -Bueno ella nunca me ha dicho directamente tanto como eso, pero sí, así parece. Tengo buen olfato con cosas como estas. Usted parece bastante intimidante, Yokozawa-san, pero en el fondo es en realidad muy centrado y amable. ¿No es popular en su oficina?   

     -¡Claro que no! -rió evadiendo la sugerencia de Yukina y estiró sus palillos chinos en busca de un pedazo de tofu frito. Cuando llegó el mozo con sus ordenes extras de bebidas, tomó su vaso y lo puso delante suyo.

     -¿Está seguro de que usted simplemente no notó que le agrada a la gente? ¿Qué piensa usted, Henmi-san?

     Ya que Yukina le había pasado la pelota, Henmi se puso a pensar, con semblante meditabundo y encorvando la espalda:

    -No sé... Él es así de temible incluso en la oficina, y las mujeres tienden a mantenerse lejos de él. Pero; supongo que ese no ha sido el caso últimamente, ¿ah? Está con mejor humor en estos días, y me parece que más y más gente lo está invitando a salir a tomar algo.

     -Rayos. Ten este tipo de conversaciones cuando yo no esté presente, ¿sí? -sin reparos se quedó mirando boquiabierto a Henmi quien inocentemente estaba parloteando de cosas que usualmente se dicen a espaldas del sujeto en cuestión.



     Cuando dirigió una mirada punzante en dirección al tipo, Henmi se disculpó de inmediato:

    -Ah. ¡Lo siento! El alcohol me dejó un poco suelto de boca, supongo. Pero... ¿qué va a hacer? Si lo piensa, el hecho de que ella supiera de usted incluso antes del incidente... significa que ella ya estaba interesada en usted, ¿cierto?

     Volviendo una expresión cortante hacia Henmi, quien lo estaba mirando con los ojos llenos de curiosidad, replicó con firmeza:

     -¡No voy a hacer nada!

     -¡Pero ella es una estudiante universitaria! Usted no tiene novia ahora, ¿verdad?

     El rostro de Kirishima apareció inmediatamente en el centro de su mente y su agitación casi se plasma en su cara, pero lo ocultó llevando su vaso hasta sus labios:

    -¿Por qué demonios tengo que discutir mi vida privada contigo?

     Aun con esto, Henmi siguió presionando:

    -¡¿Eh?! Espere; ¡¿así que entonces usted  tiene novia?!

     -Dios, ya cállate. Y de todos modos, ¿qué tiene que ver el que ella sea una estudiante universitaria? Esto no es un manga shoujo, ¿sabes? Ella no se enamoraría de mí por una estupidez como esa.

     Mientras discutía con Henmi, Yukina expresó su propia opinión:

    -¿Usted cree? Yo creo que es increíble cuando alguien te salva si estás en un aprieto. Uno puede enamorarse de alguien por cualquier razón por más intrascendente que parezca.

     -... Se oye como si estuvieras hablando por experiencia.

     Una sonrisa precavida se dibujó en el hermoso rostro de Yukina:

     -Bueno, no más que cualquiera.

     -Y viniendo de ti... hace que extrañamente quiera estar de acuerdo.

     -¿En serio?

     Era un consejo que venía de alguien más joven que él, pero había un extraño peso en las palabras de Yukina. Por supuesto estaba el hecho de que la forma en él hablaba no sonaba como si estuviera bromeando, pero también se oía como si él hubiera pasado por algo así antes. Aun así, no quería seguir más allá con esta conversación, y los obligó a dejar el asunto:

    -Bueno, lo que sea; esta conversación se terminó. Es de mala educación poner palabras en su boca cuando ella no está aquí para defenderse. 

     -Sí, tiene razón. Simplemente dejaremos que ustedes dos arreglen las cosas por su cuenta...

     -¿Ah? -lanzó una mirada aguda a Henmi quien no parecía saber cuando renunciar. Sin importar cuantas advertencias le diera, el tipo simplemente no la cazaba, así que era comprensible que él ya estuviera harto de esto.  

     -¡Oh, nada en absoluto! Ah, lo siento, ¿¿podría traer otra cerveza para aquí?? -Henmi le hizo señas a un camarero que pasaba haciendo el intento de disipar la atmósfera de la habitación y se tomó el resto de su cerveza de un solo trago. El tipo no era exactamente un peso pesado cuando de tomar bebidas alcohólicas se trataba por lo que Yokozawa estaba empezando a preocuparse verdaderamente sobre si Henmi estaría bien con el ritmo que llevaba, cuando el hombre del momento finalmente mostró su cara.

     -¡Disculpen la tardanza!

     Rápidamente Henmi volvió la discusión hacia el recién llegado como si fuera un salvavidas:    
    -¡Hey! ¡Lo estuvimos esperando, supervisor! 

     Yokozawa suspiró al ver cuan fuera de control se estaba poniendo el hombre; luego levantó la vista cuando Okada continuó con un ligero tono de disculpa.

     -Oh, lo siento, traje un extra, ¿está bien?

     -Por supuesto, no se preoc... -llegando al final se tragó sus palabras al darse cuenta de que Okada había traído consigo a Matsumoto.

     -Re-realmente lamento irrumpir así en su reunión. Seriamente estoy... fuera de lugar, ¿ah?

     -¡Para nada, para nada! ¡Tener a una chica con nosotros hará de esta una reunión aún más animada, así que estamos contentos! Oh, epa, ¿eso cuenta como acoso sexual? -con la repentina aparición de la persona de la cual habían estado hablando Henmi estaba de para bien. Era patente que estaba bromeando con Yokozawa quien estaba fuera de sí de la ansiedad.

     -Henmi, para el carro. ¿No es un poco temprano para que dejes que el alcohol se te suba a la cabeza? 

     -¡Aún no estoy borracho~! ¡Ohh, Yukina-kun, hazte a un lado, hazte a un lado!

     -Oh, seguro. Matsumoto-san, puedes sentarte aquí.

     -¿Eh? ¡Oh no, yo estaré bien aquí al final!

     Ella intentó detenerlos, pero los que estaban a su alrededor parecían tener la misma idea y dejaron vacante el espacio al lado de Yokozawa. Él quiso decirles que dejaran de lado las acciones innecesarias, pero falló en el intento y cerrando la boca, se quedó en silencio.

     -Humm, entonces... por favor disculpen la interrupción... -claramente ella estaba nerviosa, pero aun con vacilación se acomodó entre Yukina y Yokozawa. Él lanzó una mirada cortante a todos los que estaban observándolo calmadamente desde el otro lado de la mesa, pero no hizo nada más para ejercer su autoridad el día de hoy. 

     Usualmente él les hubiera gritado que terminaran con eso, pero con Matsumoto allí presente, no podía ponerse a levantar la voz.

     -Oh, así que, ¿qué pedirá para tomar? -Okada, sentado directamente en frente de Yokozawa, pasó un menú de bebidas a Matsumoto

     -Humm, creo que yo tomaré una cerveza... 

     -En-entonces, ¿podría tomar un ginger ale?

     Absorbiendo su expresión cuando tímidamente ella emitió su orden, Yokozawa no pudo negar que podría haber algo detrás de las palabras de Kirishima y Yukina. Kirishima le advirtió que no hiciera nada que pudiera llevar a que ella se enamorara de él, y en ese momento él lo había descartado con una sonrisa como algo extremadamente ridículo, pero quizás no era para nada ridículo...

     No podía asegurar que clase de sentimiento era este... pero era claro que ella tenía, en alguna medida, sentimientos por Yokozawa. 

     -Una cerveza y un ginger ale, ¿no? Supongo que yo tomaré otra cerveza, ¿y tú, Yukina-kun?

     -Creo que yo tomaré lo mismo que Yokozawa.

     -Lo tengo. ¡Disculpe! ¡Queremos ordenar aquí! -Henmi, que estaba sentado más cerca de la barra, hizo los pedidos, y el orden se restableció en la mesa. Cuando llegaron las bebidas, levantaron sus vasos para el segundo brindis de la noche.

     -¿Todavía estaba trabajando tan tarde en la noche? -dado que ella estaba sentada justo a su lado, no podía exactamente ignorar a Matsumoto, y por ello comenzó una conversación inocente con la evidentemente nerviosa muchacha.

     -Oh, no; en realidad terminé un poco antes, pero un senpai me estaba enseñando a hacer algo así que se hizo tarde y... Pero, aun así, debido a eso, tuve la oportunidad de venir aquí esta noche, así que supongo que en ese sentido tuve suerte. 

     -Bueno, sírvase tanto como guste. Todo está cubierto como parte de los gastos esta noche, así que no se detenga; siéntase libre de probar cosas que normalmente no pediría. 

     -Gracias, aceptaré su oferta entonces.

     Volvió una mirada aguda a Henmi, quien miraba con malicia desde el otro lado de la mesa, y llevó hasta sus labios su vaso de shouchuu. A decir verdad, estaba empezando a perder la noción de cual sería la mejor manera de actuar para mantener algo de distancia entre él y Matsumoto; ¿qué era normal? Ahora mismo, no podía asegurarlo en absoluto. Aunque no tenía ninguna intención de hacer algo sugerente, debía tener cuidado con sus palabras y acciones inconscientes.

     -¿Qué está tomando allí, Yokozawa-san?

     Liberó un suspiro de alivio cuando Okada llamó su atención desde el otro lado de la mesa. Tal vez él se había dado cuenta de que algo le estaba preocupando:


     -Shouchuu. Es bastante fácil de tomar y lo deja a uno sintiéndose refrescado.

     -¡Entonces creo que tomaré eso después!

     Cambiando su postura, como si estuviera aferrándose a un bote salvavidas, Yokozawa repitió su agradecimiento:

     -Okada-san, estamos profundamente agradecidos por su trato para con nosotros el otro día. Muchísimas gracias -inclinó profundamente su cabeza, pero Okada solo batió sus manos.

     -¡Nosotros somos quienes deberíamos agradecerle a usted! Me alegra haber pedido ese evento de autógrafos aunque sabíamos que probablemente era inútil. Aquí entre usted y yo, ¡yo estaba seguro de que nos rechazaría! Parecía que ella nunca antes había aparecido en público, así que pensamos que a ella no le gustaban ese tipo de cosas. 

     -En realidad, muchos de nosotros en la oficina teníamos la misma impresión. Pero decidimos confirmarlo, por si acaso, y la sondeamos. Aparentemente ella no estaba muy de acuerdo con la idea al principio, pero parece que ella genuinamente quería conocer a sus lectores. 

     -Ya veo. Aparentemente hubo unos cuantos clientes que solo estaban de paso el día del evento pero que empezaron a interesarse en sus obras, y sus trabajos anteriores están con una demanda bastante alta ahora. Incluso acabo de hacer una orden por más mercadería antes de venir aquí esta noche.

     -¿En serio? Eso es fantástico. Yo mismo también encuentro que esa es una serie fascinante, así que realmente quiero que venda más -si ellos lograron alcanzar incluso a clientes que previamente no estaban interesados en sus obras, entonces definitivamente había sido un éxito como evento de ventas.

     -Se está poniendo cada vez más y más excitante con cada volumen, ¿no? No puedo siquiera imaginar que sucederá después, así que realmente estoy esperando la entrega del próximo mes. 

     -Igual que yo. No puedo esperar por la revista del próximo mes.

     Katou, quien estaba sentado al lado de Okada, intervino en este punto con una expresión petulante en su rostro:

    -¡Más les vale esperarlo! ¡El próximo número les hará saltar hasta el techo! -era probable que él no pudiera abstenerse de hacer comentarios sobre el trabajo del cual él mismo estaba a cargo.

     -¿Entonces qué pasa después? ¡Vamos, solo danos una pequeña pista!

     -¡Si yo hiciera eso les quitaría parte de la diversión de leerlo ustedes mismos! Pero diré esto: un personaje inesperado hace su regreso, y realmente creo que todos los fans estarán emocionados con ello.

     Okada se agarró la cabeza y gruñó ante el aguijoneante avance:

     -Guau, ¿¿en serio?? ¡Ahora tengo aún más curiosidad!

     -¡Bueno, cuando lo haya leído, asegúrese de hacerme saber que le pareció! Realmente tengo mucha curiosidad por como van a reaccionar los lectores esta vez.

     -¡Ojo, que si me dice que lo discuta entonces lo discutiré hasta que se harte de mí! -replicó Okada fervientemente con los puños apretados. Aunque muchos de los que trabajan en las librerías son ávidos lectores, Okada era todo un ratón de biblioteca, versado en el manga shounen, tanto del presente como del pasado.

     -¿Cómo van los otros lanzamientos? No tengo la impresión de que estén tan mal, pero parece un tanto irregular.

     -Humm, sí, bueno, aunque hay algunos a los que les está yendo un poco peor de lo esperado, creo que las ventas van bastante bien más allá de todo. Tengo la impresión de que las campañas orientadas al público femenino que están en curso ahora mismo están yendo particularmente bien. Tal vez veamos otro salto en las ventas para el próximo fin de semana.

    -¡Esperemos que así sea!

    A la mayor parte del mercado editorial le estaba yendo relativamente mal en este momento, y ambos, los departamentos de ventas y editorial, estaban probando todo lo que estaba a su alcance en un esfuerzo por conseguir aunque sea un pequeño aumento en las ventas. Sin importar cuan increíble fuera una obra, no había forma de darlo a conocer al mundo si ellos no lograban que alguien las leyera.

     -Y también... ah, sí. Sé que no es su área, Yokozawa-san, pero las novelas de Sapphire tampoco lo están haciendo mal. Oh, y Yukina ha renovado el mostrador, así que por favor, dese una vuelta para echarle un vistazo.

    -Bien, entonces estaré por ahí para dar un vistazo al comienzo de la próxima semana, así pues lo veré luego. Probablemente también pueda darle algunas noticias para entonces, esté atento.

    -Usted puede pedir algunas cosas exageradas de vez en cuando, así que estoy un poco preocupado, ¡pero lo estaré esperando con todos los honores! -devolvió sonriente. 







Continuará...   

La parte 7 continua AQUÍ



Reacciones:

19 ¡AmaiComent!:

  1. Pobre Yokozawa...empeñandose por ocultar su relación con Kirishima y este empeñándose por destapar todo y dejarlo en ridículo!!! JAJAJA

    ¡¡¡Alarmantemente íntimos!!!

    Gracias por traducir esta bella novela!!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusto =w= ... pero esa Matsumoto grrr‼ bitch‼ ¬¬
    espero y dejes de crearte ilusiones con mi Yoko.chan por el es solo mio y de Kirishima entiendes ¬¬

    adasfgkls~ un Kirishima celoso, quiero ver eso e.e

    ResponderEliminar
  3. Las cosas que dice Kirishima para molestar a Yokosawa... y los sonrojos de este son para morir asi quien no va ha imaginar otra cosa...ajajajaj bueno gracias por la traducción...sigan asi..

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este capitulo, >.> pobre Yokozawa xD aunque es entretenido verlo así a que aceptarlo XD! jaja me gusta cuando los mente en problema es muy lindo a su forma... Gracias Staff

    ResponderEliminar
  5. hola de nuevo, como tu dices a mi tambien desde que he leido la novela de Yokozawa me gusta mucho mas que la de Takakno, no se pero me encanta Kirishima y sobrew todo Yokozawa, jiji quien iba a decir que debajo de ese oso aterrador se escondia el uke as sensible jajaja me encanta.

    Gracias por las traduccion y vamos por mas
    Saludos
    Aahil

    ResponderEliminar
  6. no se que decir,esta novela me encanta ,sus personajes son unicos ,gracias por la traduccion .

    ResponderEliminar
  7. Sencillamente, Hiyori-chan desborda empatía por doquier~ y Matsumoto-san capaz termine siendo fujoshi en el fondo xD a ver con que nos sorprende Nakamura-sensei *o* ¿soy la única que se quedó con ganas de que Yokozawa le devuelva "el favor" a Kirishima? ¡queda esperar!
    Gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  8. grax por la traduccion en verdad hacen un bn trabajo y diosz pobre matsumoto kuando la rechase yokoawa en vdd voy a sufrir xk sera km szi me rechasala ami amo a yokozawa lo amoooo es el primer uke ke me guszta mucho hay esperare anciosa la szigiente parte

    ResponderEliminar
  9. La novela de yokozawa es la mejor,me encanta como gira la historia , de estos personajes es divertida y romantica a la vez,y como simpre esperando con desesperacion la siguiente parte,se agradece la traduccion

    ResponderEliminar
  10. ho... esto se pone mas interesante .solo de pensar que podria pasar esa semana que la linda hiyo se vaya de vacaciones, no me deja dormir, y gracias por la traducciones ,estan increibles y por favor sigan trabajando

    ResponderEliminar
  11. waaa me encanto, amo esta novela, y a yokozawa y kirishima >u< aghsgahgs son tan lindos mas yokozawa! aunque kirishima me encanta su forma de ser tan bitch! xD lo amo! waa me muero por saber que pasa! arifatoo por traducirlo mina-san! *A* !

    ResponderEliminar
  12. Amo a Kirishima el dando todo de si y Yokozawa ocultando su relación al mundo pero aun asi me encanta.

    Matsumoto no me agrada en lo absoluto ¬¬

    Gracias por su arduo trabajo.

    Adieu~

    ResponderEliminar
  13. No la sigo aun porque quiero que se acumulen más capítulos para tener más que leer, pero comento y agradezco se traduzcan *A*

    ResponderEliminar
  14. Yay revisando la pagina encotré la conti nwn!!!

    Pobre Matsumoto XD. Es que... imagina que te digan que el chico que te gusta es gay XDDDD (Aunque a mi eso no me pondría triste del todo 9w9). Y ya sabemos que la pobre no tiene oportunidad uou. Me dará pena cuando la rechacen (porque eso pasará cierto o-o?).
    Aunque no me explico como Yokozawa puede ser taaaaan despistado como para recién darse cuenta XD (Aunque no puedo decir que no me le parezca >.<U).
    Bueno muchas gracias por la traducción!! Sigan así.
    Ahora iré a leer la continuación nwn.
    Bye bye~~.

    ResponderEliminar
  15. cómo me gusta yokozawaaaaaaaa
    lo amo (no tanto como a takano-san pero lo amo ^^)

    ResponderEliminar
  16. Guaaaaaa yukina si que debe ser super guaaapoooo si hasta yokosawa lo noto la primera vez que lo vio,muy buena novela gracias

    ResponderEliminar
  17. Gracias por traducir la novela, pobre Matsumoto queriendo haces su luchita, bajita la mano es una lanzada espero que Yokozawa sepa poner las cosas en claro para no meterse en camisa de once varas.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por tomarse las molestias por traducir las novelas, en serio son geniales :D, la verdad me encata la amo totalmente, y ahora si me da algo e cosita Matsumoto pero que pena me da tú caso, pero lastima querida Yokozawa es de Kirishima <3 y por ultimo me emocione mucho con la apareción de Yukina :3 ojala Kisa~san aparesca con el <3, de nueva cuenta gracias por las traduciones de las novelas, por favor sigan así.

    ResponderEliminar